méxico | 09 de Noviembre de 2019

Los senadores de Morena Américo Villarreal, Ricardo Moreno, Germán Martínez, Bertha Caraveo y Alejandro Peña ofrecieron una conferencia de prensa en el patio central del Senado. Foto Guillermo Sologuren / La Jornada

Por

Por 

Andrea Becerril / La Jornada
Ciudad de México, 8 de noviembre.- El grupo parlamentario de Morena en el Senado, por conducto de Germán Martínez Cázares, afirmó que no hubo fraude alguno en la elección de la titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Reconoció que 116 senadores participaron en el proceso, pero, sostuvo, sólo 114 votaron, ya que otros dos, en lugar de la cédula de votación, introdujeron en la urna un sobre y una hoja en blanco.

“Ahí están los otros dos votos que andan buscando y que dicen nos robamos”, respondió Martínez Cázares a los senadores del PAN, quienes ayer insistieron en que hubo fraude. Advirtió que el “golpismo” de los legisladores del blanquiazul no impedirá que Rosario Piedra Ibarra rinda protesta el martes ante el pleno de esa cámara.

Por su parte, la presidenta del Senado, Mónica Fernández, sostuvo que la elección de Piedra Ibarra fue válida y legal y, por tanto, la votación del jueves no se repetirá.

Acompañado por otros senadores de Morena, Martínez Cázares advirtió que no hay ningún voto perdido. Se emitieron 114, de los cuales 76 fueron para Rosario Piedra, con los que obtuvo la mayoría calificada que, de acuerdo con la Constitución, se requiere para lograr la titularidad de la CNDH.

Mostró parte del video del Canal del Congreso de la sesión de un día antes, donde se observa cuando el senador morenista Primo Dothé, uno de los secretarios de la mesa directiva que llevó a cabo el recuento, separa dos documentos del resto de las cédulas de votación.

Se trata de un sobre y de una hoja en blanco y, recalcó, “no son votos”. Cuestionado una y otra vez sobre el hecho de que la ley señala que para elegir al titular de la CNDH se requieren los sufragios de las dos terceras partes de los senadores presentes y éstos eran 116, respondió que se trata de “presencia parlamentaria”.

Los votos, insistió, eran 114, ya que dos legisladores, en uso de su libertad, fueron a la urna, pero no votaron. “No hay magia de Ricardo Monreal. Es aritmética pura”.

El senador Martínez Cázares calificó de “puro cuento” las acusaciones de un supuesto fraude electoral en el que insiste el PAN.

Advirtió que los panistas no mostraron un día antes la parte del video donde su compañera Guadalupe Saldaña, secretaria de la mesa directiva, estuvo de acuerdo en el recuento de votos.

Cédulas bajo resguardo

Por separado, la senadora Mónica Fernández confirmó que sólo se emitieron 114 votos y precisó que todas las cédulas, por disposición de la Ley de Transparencia, se encuentran bajo resguardo de la Secretaría de Servicios Parlamentarios.

A pregunta expresa, respondió que no podía pronunciarse sobre si en realidad fueron 116 votos los depositados, pero comentó que lo que pudo pasar fue que se depositaron sobres vacíos en lugar de la cédula de votación, práctica recurrente en el parlamento, pero no se contabilizan.

Respaldó el trabajo de escrutinio de los tres secretarios de la mesa directiva: Guadalupe Cisneros, del PAN; y Primo Dothé y Martha Guerrero, de Morena.

Durante la conferencia, el senador Ricardo Moreno Bastida refrendó que el próximo martes, durante la sesión plenaria de Morena, propondrán que el grupo impulse que se quite la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Senado a la panista Kenia López Rabadán, por “su actitud golpista”, ya que insultó a Rosario Piedra y desató en las redes sociales una campaña difamatoria en su contra.

Asimismo, por acusar de “rateros a los senadores de Morena”, falsedad que “gritó en varias ocasiones durante su comparecencia ante la prensa”.

Por separado, el senador Damián Zepeda, del PAN, los retó a que lo hagan. “Si creen que por la amenaza de quitar un puesto nos van a doblegar, no nos conocen”. Informó que el lunes presentarán ante la mesa directiva la demanda de que se anule la elección y consideró “una maroma jurídica” la explicación de Martínez Cázares.

Sostuvo que su bancada ya documentó que votaron 116 senadores, porque los votos nulos también cuentan y sobre esa cifra se requerían 78 votos para alcanzar la mayoría calificada.

“Es una vergüenza para el Senado, es un escándalo lo que pasó. La propia Rosario Piedra no debería aceptar un nombramiento manchado de fraude electoral”, recalcó.