mundo | 09 de Agosto de 2018

El gobierno de Estados Unidos planteó la posibilidad de volver a negociar el TLCAN o retirarse y llevar a cabo diversas acciones relacionadas con comercio, aranceles, inmigración e impuestos que podrían afectar a México. Foto Cristina Rodríguez

Por

Por 

Israel Rodríguez / La Jornada
Ciudad de México, 9 de agosto.- Petróleos Mexicanos (Pemex) advirtió que en caso de que Estados Unidos determine imponer aranceles a las importaciones de derivados del crudo y petroquímicos en el contexto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ocasionaría que sea económicamente insostenible para las empresas estadunidenses comprar estos insumos, lo que aumentaría los gastos y disminuiría los ingresos de la empresa mexicana.

En su más reciente reporte financiero entregado a las comisiones Nacional Bancaria y de Valores y a la de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), la empresa del estado también explicó que los aranceles más altos sobre los productos que Pemex exporta a la potencia vecina también podrían implicar la necesidad de renegociar los contratos o perder algunos negocios, lo que tendrá un efecto material adverso en sus negocios y en resultados de sus operación.

El gobierno de Estados Unidos planteó la posibilidad de volver a negociar el TLCAN o retirarse y llevar a cabo diversas acciones relacionadas con comercio, aranceles, inmigración e impuestos que podrían afectar a México.

Recordó que desde 2003, las exportaciones de productos petroquímicos del país a Estados Unidos han tenido un arancel cero bajo el TLCAN y, sujeto a ciertas excepciones, las exportaciones de crudo y productos derivados han estado libres o exentos de impuestos.

Durante 2017, las ventas de exportación de Pemex a Estados Unidos ascendieron a 302.9 mil millones de pesos, lo que representa 21.7 por ciento de sus ventas totales y 59.6 por ciento de sus exportaciones del año.

El reporte a los inversionistas y a las autoridades bursátiles mexicanas y estadunidenses reconoce que debido a que la economía mexicana está estrechamente ligada a Estados Unidos, la renegociación o cancelación del TLCAN u otras políticas de aquel país pueden afectar adversamente las condiciones económicas en México.

Alertó: "Esas condiciones tendrán un efecto adverso en la capacidad de Pemex para pagar su deuda".

Por otro lado, la petrolera nacional consideró que los acontecimientos políticos en México podrían afectar significativamente la política económica y, consecuentemente, sus operaciones.

Después del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, Pemex señaló que el gobierno federal y el Congreso de la Unión podrían efectuar una revisión al marco legal que regula el sector energético en México.

Sondeo

¿Cuál es la causa de la ola violenta que se vive en Tijuana?