mundo | 09 de Junio de 2018

México cuenta con más de 11 mil kilómetros de litoral, en los cuales se albergan ecosistemas marinos de gran importancia como arrecifes, estuarios y humedales sujetos a protección nacional e internacional, imprescindibles para el anidamiento y cría de fauna marina e incluso de especies endémicas como la vaquita marina, declarada en riesgo de extinción. Foto tomada de www.sandiego.surfrider.org

Por

Por 

Redacción / La Jornada

Ciudad de México, 9 de junio.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) subrayó que, de acuerdo con estudios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 80 por ciento de la contaminación de los océanos es causada por la actividad humana, sobre todo por descargas de hidrocarburos y sustancias químicas y el vertimiento de 8 millones de toneladas de plástico al año.

En el contexto del Día Mundial de los Océanos –que se conmemora el 8 de junio– el organismo público indicó que la contaminación de estos cuerpos de agua repercute sensiblemente en la viabilidad de los ecosistemas, fauna y flora marinas, y genera gastos de remediación por hasta 8 mil millones de dólares anuales.

De igual manera, perjudica las actividades económicas que se desenvuelven en los océanos y representa un riesgo para la salud humana.

La CNDH recordó que México cuenta con más de 11 mil kilómetros de litoral, en los cuales se albergan ecosistemas marinos de gran importancia como arrecifes, estuarios y humedales sujetos a protección nacional e internacional, imprescindibles para el anidamiento y cría de fauna marina e incluso de especies endémicas como la vaquita marina, declarada en riesgo de extinción.

Además, el mar es fuente de ingresos y subsistencia para la población mexicana mediante el desarrollo de actividades pesqueras y turísticas, y sus productos contribuyen significativamente a la alimentación nacional.

Por todo lo anterior, el organismo exhortó a las autoridades, organizaciones de la sociedad civil y personas en general a tomar conciencia de la importancia que conlleva la protección y preservación de los mares desde la perspectiva de los derechos humanos.