méxico | 09 de Junio de 2015

Una tortuga nada junto a un banco de peces en un arrecife del Océano Pacífico frente a Corea del Sur. Foto Lee Jin Man- AP

Por

Por 

Angélica Enciso L., La Jornada

Ciudad de México, 9 de junio.- En el Día Mundial de los Océanos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advierte que el cambio climático plantea un gran desafío para la salud y productividad de esas superficies marinas, ya que los humanos han provocado transformaciones que han provocado su calentamiento.

El nivel del mar se eleva con efectos devastadores para las comunidades vulnerables, en particular para las personas que viven en los pequeños estados insulares en desarrollo, señala el organismo.

Desde 2009 se celebra este día, a partir de una resolución de la Asamblea General que reconoce que en las dos décadas pasadas el cambio climático agravó y amplió la decoloración de los corales en todos los mares tropicales y ha mermado la capacidad de los arrecifes para hacer frente a la acidificación de los océanos, lo cual "puede tener efectos adversos graves e irreversibles en los organismos marinos, en particular los corales, así como en la capacidad para soportar otras presiones, como la sobrexplotación pesquera y la contaminación".

Un mensaje del organismo señala que los océanos absorben gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero –responsables del calentamiento global– y en consecuencia, cada vez más ácidos. "Los ecosistemas oceánicos se están degradando. Los corales, que sirven de sustento para tantos organismos marinos, son vulnerables a la decoloración e incluso pueden ser destruidos por el aumento de la temperatura del agua", señala.

Apunta que este año, en la conferencia de las partes de cambio climático, que se llevará a cabo en París, los gobiernos buscarán concretar acuerdos históricos sobre este fenómeno y la erradicación de la pobreza; "para llevarlos a buen término será preciso que consideren el papel esencial de los océanos del mundo".

Agrega que la capacidad de estas masas de agua para resistir los daños causados por los seres humanos es limitada. Este año, que puede ser decisivo, debemos empeñarnos en utilizar lo que nos brindan los océanos de manera pacífica, equitativa y sostenible.

Dos de cada cinco personas viven relativamente cerca de la costa y tres de cada siete dependen de los recursos marinos y costeros para sobrevivir. Los océanos regulan el clima y procesan nutrientes mediante ciclos naturales; otorgan diversos servicios ambientales, entre ellos recursos naturales, alimentos y empleos que benefician a miles de millones de personas, agrega el organismo internacional.

Los mares cubren más de 70 por ciento de la superficie del planeta, pero sólo uno por ciento está protegida con algún tipo de decreto, indica.

Hay un conjunto de organismos marinos minúsculos llamados fitoplancton que producen la mitad del oxígeno de la atmósfera mediante fotosíntesis, y este ecosistema contiene 96 por ciento del agua; el resto es líquido dulce en forma de ríos, lagos y hielo.

Cada año los océanos absorben cerca de 25 por ciento del bióxido de carbono que se agrega a la atmósfera debido a la actividad humana, circunstancia que reduce el impacto del efecto invernadero, explica la ONU.