mundo | 09 de Febrero de 2018

La mayoría se dedica a la agricultura para su subsistencia y a través de una serie de intervenciones se busca restaurar la producción local de alimentos y mejorar la nutrición. Foto La Jornada

Por

Por 

Angélica Enciso L., La Jornada

Ciudad de México, 9 de febrero.- Pese a que ha habido descenso en el número de la población mundial con hambre, los conflictos armados y el cambio climático harán que se eleve la gente con esta carencia que actualmente afecta a 815 millones de personas. Para atender a 30 millones en 26 países se requieren mil 60 millones de dólares para este año, anunció la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Se trata de personas que dependen de la agricultura para su subsistencia y a través de una serie de intervenciones se busca restaurar la producción local de alimentos y mejorar la nutrición. Entre las medidas está el suministro de semillas y otros insumos para cultivar, proteger el ganado con atención veterinaria crucial, capacitar en producción, procesado y gestión mejorados de la tierra y el agua, y distribuir dinero en efectivo a las familias necesitadas para que tengan acceso inmediato a los alimentos.

De acuerdo con el último informe de Naciones Unidas sobre el hambre en el mundo, el organismo encontró que después de años de constantes disminuciones, comenzó a crecer de nuevo el contingente de personas malnutridas.

En el reporte se indica que los inacabables conflictos en Irak, Sudán del Sur, la República Árabe Siria y el Yemen y otros lugares, así como los nuevos brotes de violencia en la República Centroafricana, la República Democrática del Congo y Myanmar han jugado un papel importante en el aumento del hambre.