Por

Por 

Camelia García

Tijuana, 9 de enero 2017.- Las organizaciones promigrantes en la ciudad se preparan para las posibles deportaciones masivas que Donald Trump podría realizar al convertirse en el primer mandatario de los Estados Unidos. La Coalición Pro Defensa del Migrante envió el viernes pasado una carta al presidente Enrique Peña Nieto y al Congreso de la Unión para solicitar su intervención urgente en el tema de los miles de inmigrantes de distintas nacionalidades que han arribado a Baja California desde mayo de 2016.

Entre las peticiones que la coalición demanda del gobierno federal se encuentran la de destinar recursos económicos adicionales emergentes a los albergues de migrantes en el estado, la creación inmediata de una comisión que atienda de manera integral a los extranjeros varados en la zona y programas para que los mexicanos deportados o desplazados por la violencia de sus ciudadades de origen se reinserten a las actividades laborales.

En Tijuana el Desayunador del Padre Chava, La Casa del Migrante, Instituto la Madre Asunta, el albergue Ejercito de Salvación han sido rebasados en su capacidad al recibir a connacionales y extrajeros de 29 nacionalidades; 26 iglesias cristianas han improvisado albergues en espacios propios para que los inmigrantes puedan dormir.

Aspectos básicos como el aseo y la alimentación empiezan a ser una odisea en estos sitios que están recibiendo apoyo voluntario de la comunidad así como también ropa invernal y alimentos.

Sondeo

¿La violencia que se vive en la región es un riesgo para la población en general?