méxico | 08 de Diciembre de 2017

Se va a continuar con políticas prudentes, dijo José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda, en imagen del 10 de octubre. Foto Yazmín Ortega Cortés / La Jornada

Por

Por 

Israel Rodríguez, La Jornada

Ciudad de México, 8 de diciembre.- Ante las elecciones de 2018, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no hace política electoral, aseguró José Antonio González Anaya, titular de la dependencia. Prometió una transición tersa, independientemente de quién gane los comicios del próximo año.

El titular de Hacienda afirmó que las leyes de gasto, el decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación y la ley electoral son muy claras, además de que existe un portal de transparencia que garantiza que no haya desvío de recursos.

En su primera reunión con representantes de los medios de comunicación, González Anaya aseguró que va a continuarse con políticas prudentes, conservadoras, que nos van a llevar a que haya una transición tersa.

En este cambio de gobierno, dijo, existe el fondo ya para la transición, tenemos reservas internacionales en niveles récord, se renovó recientemente la línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional y los fondos de estabilización están en niveles históricamente altos. Así que todas estas cosas nos dan solidez, expresó.

Sobre las medidas que se adoptarían para responder al nuevo plan fiscal en Estados Unidos, el funcionario señaló que se está analizando y se dará respuesta cuando ya esté definida la reforma estadunidense.

José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda, ayer en conferencia de prensaFoto José Antonio López

No especulemos, vamos viendo cómo sale la reforma fiscal estadunidense. Una de las versiones no tiene ninguna medida para 2018, las primeras son en 2019. Vamos a ver dónde acaba esto, pero tengan la certeza de que vamos a ser responsables y prudentes.

Explicó: “Lo que vemos de la reforma fiscal es un poquito cómo se plantea, se baja el impuesto corporativo. Pero no es nada más eso, lo que se está haciendo es que se baja la tasa de impuesto corporativo pero se suben otros impuestos bien importantes. Se quitan un montón de deducciones otra vez, no quiero entrar en mucho a detalle, pero sí quiero sembrar una duda.

“Una de las deducciones que se quitan en las dos propuestas es, en Estados Unidos, que los estados tienen un impuesto corporativo que se monta sobre el impuesto corporativo federal, varía por entidad, pero es más o menos de 7 u 8 por ciento.

“Bajo el régimen actual, uno es deducible del otro, el impuesto estatal corporativo se deduce del federal. En las dos propuestas se baja el corporativo federal, pero se quita la deducción.

Comentó también que existe una enorme coordinación con el Banco de México, con políticas fiscales responsables y prudentes para lograr que la inflación vaya bajando en tiempo y forma.