cultura | 08 de Octubre de 2017

Francia es el país invitado de honor de este año con un ambicioso proyecto: unificar el espacio literario francófono, desde África hasta Haití Foto nacion.com

Por

Por 

Notimex

Frankfurt, 8 de octubre.- Tras años centrada en formatos de lectura y pasado el boom de los ebooks (libros electrónicos), la Feria de Libro de Frankfurt vuelve a poner en el foco al lector en la 69 edición que el próximo martes inaugurarán la canciller federal, Angela Merkel, junto al presidente francés Emmanuel Macron.

Francia es el país invitado de honor de este año con un ambicioso proyecto: unificar el espacio literario francófono, desde África hasta Haití.

Más de cien escritores acudirán este año a la feria con Dan Brown como plato fuerte, pero también otros de la talla de Margaret Atwood, Ken Follett, Paula Kawkins o Sebastian Fitzek.

El haitiano Dany Laferriére, el francés Michel Houellebeck, la argelina Yasmina Khadra, Yasmina Reza, Nancy Huston o Amélie Nothom son algunos de los más de 130 autores que escriben en lengua francesa, anunciados para la Feria, que da protagonismo no sólo a los oriundos de Francia en sí, sino a los migrantes del norte de África o de Haití.

El programa francófono bajo el lema “Frankfurt en francés” encabezado por Paul de Sinety constará de 300 actos, que se suman a otros 400 repartidos durante el año por todo el país en un gran despliegue.

Francia, que ya fue invitado de honor en Frankfurt en 1989, propone en su literatura una amplia variedad de temas que pasan por el compromiso político y social: el desempleo, los ataques terroristas, los desafíos del capitalismo, el populismo de derecha o el racismo.

Estos, son algunos temas tratados cada vez más por autores en lengua francesa, como la escritora y cineasta Négar Djavi, nacida en Irán, o Jean-Baptiste Del Amo.

El otro gran protagonista de Frankfurt será el lector: normalmente, los primeros días de la feria, que tras su inauguración el martes abre sus puertas el miércoles, se dedican a los visitantes profesionales y sólo los dos últimos, sábado y domingo la entrada es para el público en general, por 19 euros la entrada sencilla y 30 para todo el fin de semana.

Y precisamente por eso el presidente del mayor evento literario del mundo, Jürgen Boos, ha dejado para el sábado uno de los puntos fuertes:

La presencia del autor de bestsellers, Dan Brown, quien leerá su último thriller ante dos mil lectores en el único acto programado por el famoso escritor en Alemania, organizado conjuntamente por su editorial alemana y los responsables de la feria.

El director apuesta por acciones de este tipo para los próximos años, como dijo recientemente. Porque los organizadores quieren devolver al lector al lugar que se merece, con el debate por los formatos de lectura en un segundo plano y con la tendencia cada vez más marcada de acercar al autor y el público.

Las ventas de ebooks en Alemania crecen en estos momentos en torno al cinco por ciento, pero el año pasado la venta de libros digitales se encontraba en retroceso.

“Incluso, en 500 años el libro seguirá siendo una innovación genial”, señala Ronald Schild, de una organización de la Asociación de Libreros alemanes dedicada a la digitalización. Como él mismo reconoce, hace unos años pronosticaba un crecimiento mucho más rápido de ese mercado.

En Alemania, además, se da cada vez más importancia al contacto con los lectores.

“El autor exige cada vez más contacto con su público”, cree Boos, algo que ve confirmado en los festivales de literatura que organizan continuamente ciudades alemanas. Ejemplos son lit.Cologne en Colonia o el festival de literatura de Berlín, que se han convertido en actos muy concurridos que suelen contar con la presencia de estrellas internacionales con la asistencia de decenas de miles de visitantes.

Esto pone una cierta presión sobre la Feria de Frankfurt, que debe reaccionar a esos fenómenos, cree Boos, aunque no hay competición directa con otro tipo de festivales literarios.

Escritores en francés, el público y un tercer protagonista: la agenda política. Temas como la libertad de opinión en Turquía siguen inevitablemente unidas a la literatura y seguirán siendo, igual que el año pasado, uno de los puntos fuertes de la agenda.

Sin olvidar el carácter comercial del evento: para los siete mil expositores que acudirán a la feria de un centenar de países, el negocio sigue estando en primer plano, siendo además de Frankfurt el principal lugar del mundo para el comercio de licencias de libros.

En el centro reservado a agentes literarios se han vendido 500 mesas, todo un récord para los organizadores, que se ven reforzados en su posición de liderazgo a ese respecto. El orador de la jornada de inauguración será nada menos que el jefe de la editorial Penguin Random House, Markus Dohle.

Frankfurt continuará en esta edición con algo que empezó el año pasado: su cooperación entre las áreas de arte, diseño y moda, bajo el lema “The Arts+”, donde el colectivo artístico robolab (ZKM Karlsruhe) presentará su “manifiesto” robótico.

El fin de semana será el momento de medir el éxito con la afluencia de público lector: las ventas previas han marchado tan bien que los organizadores esperan un aumento de los visitantes, unos 270 mil en los cinco días de duración.

Algo que enfrentará con un aumento de las medidas de seguridad: más controles de bolsas y de documentos de identidad a las entradas, en el marco de un dispositivo enorme, con cientos de policías en la noche del martes, cuando Merkel y Macron inaugurarán el evento, como dijo la portavoz de la policía, Isabell Neumann.

También se controlará con más intensidad los vehículos que entran en el recinto ferial y se colocarán obstáculos de hormigón para que no puedan acceder a las zonas para peatones.

Los alemanes tienen aún fresco en la memoria el atentado de diciembre del año pasado en Berlín, donde un extremista islámico atropelló con un camión a la multitud en un mercado navideño matando a 12 personas.

El link de la feria es: http://www.buchmesse.de/de/