Por

Por 

REDACCIÓN SIN FRONTERAS

En el inicio de la era Trump, que ha envalentonado a los nativistas empeñados en imponer la agenda de los supremacistas blancos y empujar la doctrina del “Only English” --mientras intentan arrinconar a idiomas como el español--, la canción que ha conseguido romper fronteras y barreras culturales dentro y fuera de Estados Unidos es “Despacito”.

Un tema que, además, se ha convertido en el video musical más visto en la historia de Youtube y encabeza las descargas digitales en todo el mundo.

Toda una metáfora para describir el lento pero seguro avance del idioma español en Estados Unidos, donde más de 40 millones millones de personas lo hablan en su hogar, en su lugar de trabajo, en su escuela, en la universidad, en un bar, en un supermercado o en un aeropuerto.

Según el último reporte de Pew Research, en Estados Unidos habitan 58,6 millones de hispanos, una cifra sin precedentes y un factor que explica en muchos sentidos las ansiedades del hombre blanco que hoy ve en el presidente, Donald Trump, a su "líder redentor" ante ese drástico cambio de paisaje demográfico.

El hecho de que el éxito y encanto de "Despacito" haya dependido de la versatilidad pegajosa de su música y de un video donde queda retratado un impresionante collage de razas y culturas. Y donde, además, la fusión del pop latino, del rap y del reggaeton se haya consagrado como una fórmula exitosa que no pertenece a nadie en particular, demuestra hasta qué punto Estados Unidos ha dejado de ser dominio del hombre blanco.

En muchos sentidos "Despacito" es un mentís a la cultura del "Only English" y a los desvaríos de pureza racial del hombre blanco que se han descarado bajo la presidencia de Donald Trump.

Desde 1980, el español ha crecido a una velocidad que hoy estremece a los defensores del “Only english”, entre ellos muchos de los seguidores de Trump. Más de un 233% de crecimiento entre una población que todos los días reza, canta, estudia, trabaja, discute o ama en español, según los más recientes estudios de Pew Research.

Según las proyecciones del censo de Estados Unidos, hacia el año 2020, más de 41 millones de personas hablarán español.

Además, su expansión se producirá no sólo entre los inmigrantes hispanos, sino entre la comunidad de habla inglesa que hoy disfruta de producciones musicales como “Despacito”, un éxito del cantante puertorriqueño, Luis Fonsi, que ha contado con la colaboración del cantante de música urbana, Daddy Yankee.

Al margen del debate, sobre el contenido de esta canción o el recurrente uso de la “mujer objeto” en videos musicales, el éxito de esta producción revela  así el crecimiento exponencial de un idioma que avanza con paso firme en Estados Unidos.

El video, realizado en Puerto Rico aunque bien podría ser cualquier lugar de América Latina, ha contado con la participación de Zuleyka Rivera, Miss Puerto Rico Universe 2006, actriz y modelo.

El éxito de “Despacito” sólo es comparable al de “La Macarena”, un tema que internacionalizó al grupo andaluz, “Los Del Río”, y que también consiguió derrumbar el Muro del inglés hace ya dos décadas atrás.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?