Baja California | 08 de Julio de 2019

El costo mensual para atender a migrantes mexicanos y extranjeros es de entre 4 mil y 5 mi dólares; la situación se agrava porque los donativos han caído debido a la opinión sobre este sector de población se ha polarizado, dijo el activista. Foto Ángel Ramírez

Por

Por 

Ángel Ramírez

Tijuana, 8 de julio.- Los albergues para migrantes de Ejército de Salvación A.C. tendrían que cerrar en marzo de 2020 en caso que el gobierno federal siga sin dar el apoyo anual de un millón de pesos que ofrecía hasta el 2018 y que representaba el 30 por ciento de los gastos de operación de las estancias, advirtió el director de la asociación civil, Isaac Olvera.

En conferencia de prensa mencionó que el costo mensual de operación del albergue es de entre 4 mil y 5 mil dólares, incluyendo la renta del espacio que es de mil dólares. Refirió que el gobierno estatal aporta siete mil pesos al mes además de la condonación del agua, por lo que la falta de apoyo federal es indispensable para continuar operando.

Esta organización cuenta con dos espacios, ambos en la colonia Libertad, uno para hombres donde albergan cada día a 150 personas, y otro donde solo reciben en promedio a 40 mujeres, y de acuerdo con Olvera, desde hace cuatro años han recibido a más de 4 mil 500 personas en tránsito por año.

Recordó que el albergue fue creado en un principio para mujeres y niños repatriados de Estados Unidos, sin embargo, desde la llegada de haitianos en 2016 han ido modificando de acuerdo a las necesidades de los migrantes.

El Ejército de Salvación ayuda en su mayoría a mexicanos que buscan asilo en Estados Unidos, a mexicanos repatriados, y a extranjeros que llegan con el fin de establecerse en la ciudad, aunque también reciben a aquellos centroamericanos que han sido retornados de Estados Unidos y están en proceso de refugio en ese país.

Isaac Olvera dijo que Ejercito de Salvación es una de las asociaciones que más ingresos capta, y pese a ello se encuentra en riesgo de cerrar, "no me imagino cómo están operando los otros albergues que no tienen un mecanismo de captación de fondos", afirmó.

Sin embargo, calificó como "preocupante que -en estas fechas- la sociedad no vea con buenos ojos a la población migrante, ya que han dejado de aportar ese kilo de arroz, ese kilo de azúcar, aceite, esa ropa que llegaba con regularidad... también está afectando a las personas que vienen con regularidad".

El activista explicó que el apoyo de la sociedad civil, de los donantes norteamericanos, de las mermas que generan tiendas como Costco y Soriana que les hacen llegar, no serán suficientes en el futuro próximo para apoyar a la comunidad que pide asilo a esta asociación.