Baja California | 08 de Julio de 2019

La migrante hondureña, Isabel, tiene cita para acudir con el juez de migración fue fechada para el 10 de julio de 2019, pero no cuenta con dinero para pagar un abogado. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento
Mexicali, 8 de julio.- Con visible congoja, la migrante hondureña, Isabel, dice que desistirá de su intención por vivir en Estados Unidos bajo solicitud de asilo político.

Está alojada en el albergue Alfa y Omega, luego de que el sábado 6 de julio fue regresada a México por la garita Mexicali-Calexico.

Hace tres semanas, en compañía de su hermana de 15 años, cruzó la frontera por El Paso, Texas, donde solicitaron asilo político. Por no ser madre de la menor, a ella la retuvieron hasta el sábado que la regresaron por Calexico, California, mientras que la hermana sí pudo quedarse en Estados Unidos y ya está con su familia.

La cita para acudir con el juez de migración fue fechada para el 10 de julio de 2019, solo cuatro días después de su retorno por Mexicali, ciudad ubicada a 988 kilómetro de El Paso, Texas, lugar donde debe presentarse ante el juez de migración.

Sin posibilidad de reunir el dinero necesario para contratar un abogado que la represente, además de sufragar el gasto hasta Ciudad Juárez, la centroamericana de 37 años dice que regresará a su país.

El permiso que le entregó el Instituto Nacional de Migración (INM) es solamente para cinco días, justo el tiempo necesario para acudir a la cita con el juez migratorio.

“Ya está muy duro, no quieren dar entrada”, expresó la inmigrante centroamericana, que vaticinó su regreso a Honduras.