Chihuahua | 08 de Junio de 2018

El padre Alejandro Solalinde señaló que el PRI y el PAN le apuestan a cometer un fraude en la integración de las cámaras de diputados y senadores, porque saben que están perdidos en la Presidencia y quieren tener una fuerza con la que puedan negociar. Foto Cristina Rodríguez

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, 8 junio.- El sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra dijo, en conferencia de prensa, que AMLO ha contenido la violencia con la esperanza de generar un cambio en México por la vía electoral, demanda que en su momento se hizo a los gobiernos de los ex presidentes Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón del PAN que no cumplieron con la expectativa.

Dijo que “en caso de un fraude, la otra apuesta de la gente es la revolución, situación que nadie quiere, por lo que se debe respetar la vía electoral y en caso de que haya un fraude electoral, seré el primero en salir a la calle y al Zócalo a protestar con el pueblo”.

Expresó que tanto el PRI como el PAN le apuestan a cometer un fraude en la integración de las cámaras de diputados y senadores, porque saben que están perdidos en la Presidencia y quieren tener una fuerza con la que puedan negociar.

Agregó que “es momento de esperanza, porque para todos es conocido que el PAN y el PRD les fallaron, nos traicionaron”, dijo, “yo creí que con el PAN tendríamos cambios, pero no se dieron y en este sexenio también tuve un acercamiento a Peña Nieto y su secretario de Gobernación Osorio Chong me ofreció dinero que no acepté porque yo busco el valor de la persona no el monetario”.

Ahora, “con un PRI decadente busqué a AMLO y Morena, y veo la esperanza de cambio a pesar de que existen colados, gente buena y mala, pero nada es perfecto porque este es un partido y movimiento que ya se volvió pueblo, porque participan los de abajo los clase media y gente de otros niveles económicos más altos.

Dijo que estamos viendo poco a poco la transformación de un México excluyente a uno incluyente, donde se va a trabajar por el bien común real, y a partir del primero de julio se convierte en pueblo que buscará gobernar a todo México buscando la paz y dando amor para conciliar al país.

Dijo que la conciliación, incluyendo la amnistía es el único camino para mejorar al país, el otro camino es la revolución, por eso se deben incluir todas las fuerzas políticas después del primero de julio.

Catalogó a los magnates que no quieren a López Obrador como un grupo de voraces, adictos al dinero, que serán perjudicados con el nuevo gobierno porque el número creciente de pobres no puede seguir creciendo y este grupo de capitalistas ya no podrán seguir manejando a su antojo al país porque lo primero que deben hacer es pagar impuestos, porque la última reforma fiscal se le aplica a pequeños y medianos empresarios y no a los grandes.

“Le doy las gracias al presidente de los Estados Unidos Donald Trump, porque nos soltó y ahora seremos nosotros para hacer crecer el mercado interno”.

Insistió que, si existe un fraude electoral, será el primero en salir a la calle a protestar porque se debe exigir respeto al voto, ya que en ocasiones anteriores se han burlado del pueblo mexicano.

El padre Alejandro Solalinde vino a Juárez en el marco del Encuentro con Familias Fronterizas donde el sacerdote es reconocido a nivel nacional como defensor de los derechos humanos de los migrantes, fue el invitado de Morena en esta ciudad para apoyar las candidaturas locales.

El evento se desarrolla en el Parque de la Familia ubicado en Infonavit San Lorenzo. Al padre lo acompaña en el presídium Javier González Mocken, candidato a presidente municipal por Morena.

En el parque hizo un llamado a la sociedad juarense para evitar normalizar la violencia, al saber que en esta frontera se dispararon los asesinatos y la mayoría de estos crímenes se encuentran impunes.

“Ciudad Juárez es una ciudad mártir, con tanto dolor por los homicidios y los crímenes de género; tiene que ser un gran resorte para tratar de cambiar esto”, dijo.

“Esto tiene que cambiar, la sociedad como está no puede seguir así. No son números, son padres, hijas, hermanas. Si fuera mi hermano movería a todo el mundo para que supieran esto que está pasando en Juárez”, dijo.

 “No pueden permanecer indiferentes, sabiendo que cada día hay personas asesinadas, no puede ser, son nuestra familia. Tiene que haber una sensibilidad que mueva a la comunidad y diga que no es normal tanta violencia”, agregó.

“No podemos permitir que una sola persona más siga siendo asesinada. Debe haber una estructura de participación ciudadana y un respeto al trabajo del policía que debe ser profesionalizado y ser visto como integrante de la sociedad, bien pagado y capacitado”, refirió.