mundo | 08 de Abril de 2019

El domingo se realizaron protestas alrededor del mundo que exigían la liberación de Lula da Silva. Foto tomada de @LulaOficial

Por

Por 

Redacción
Brasilia, 8 de abril.- El ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva cumplió este domingo un año en prisión acusado de actos de corrupción, que nunca se comprobaron. 

“Lula libre” fue la consigna de miles de simpatizantes que se congregaron afuera de la cárcel de Curitiba, donde está recluido. Movilizaciones similares se realizaron en Recife y Belo Horizonte. En Sao Paulo hubo respaldo, pero también una manifestación en contra. 

En una carta dirigida al Comité Nacional Lula Libre, el ex mandatario reprochó a las autoridades que lo están separado “del pueblo, de mi familia y de mis amigos” con la prohibición de dar entrevistas. 

Dijo que su único crimen, por el cual se encuentra preso, fue “dedicar una vida entera a la construcción de un Brasil más justo, desarrollado y soberano”, y por eso le impidieron contender en las elecciones presidenciales de 2018. 

Denunció que “es un preso político exiliado en mi propio país” y asegura que sus enemigos “tienen miedo de los millones de Lulas, porque ellos saben de lo que somos capaces cuando nos unimos para transformar al país. 
 

El político más popular en la historia reciente de Brasil ingresó el 7 de abril de 2018 a la sede de la Policía Federal de Curitiba, capital del sureño estado de Paraná, para cumplir una sentencia de 12 años y un mes impuesta por el tribunal regional federal de la cuarta región por presuntos actos de corrupción. 

También en febrero fue objeto de una segunda condena en la operación anticorrupción Lava Jato (Lavado Rápido), esta vez a 12 años y 11 meses. 

Durante las dos administraciones del fundador del Partido de los Trabajadores se crearon más de 20 millones de empleos, hubo un cambio de protagonismo de Brasil en la arena internacional, apertura de nuevos mercados que posibilitó una verdadera revolución, agregó el líder de la bancada. 

El cantante y compositor Chico Buarque, uno de los íconos de la música brasileña, afirmó que mientras se mantenga preso a Lula, Brasil continuará sin tener una legítima democracia. Desde sus redes sociales, los presidentes de Cuba, Miguel Díaz-Canel; de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Nicolás Maduro, exigieron la libertad del ex mandatario brasileño. 

Por otra parte, el presidente Jair Bolsonaro tiene la peor evaluación en los tres primeros meses de un primer mandato desde que se reinstauró la democracia en Brasil en 1985, según encuesta de Datafolha, la cual reveló que 30 por ciento de los brasileños consideran que su gobierno es “malo o pésimo” y 33 por ciento lo ve “regular”.