Baja California | 08 de Enero de 2018

El año pasado en Baja California se registraron 2 mil 290 asesinatos; en Tijuana se cometieron 76 por ciento de los homicidios dolosos. Foto Archivo La Jornada Baja California

Por

Por 

La Jornada Baja California

Tijuana, 8 de enero.- En Tijuana, Baja California, la primera semana de este año terminó con 40 homicidios violentos, lo que mantiene la racha de ejecuciones que en 2017 la convirtieron en la capital del asesinato en México, con mil 744 muertes violentas, de acuerdo con las carpetas de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

La cifra alarmó al sector empresarial y provocó la destitución del secretario de Seguridad Pública, Daniel de la Rosa, actual procurador de Justicia en la vecina Baja California Sur.

El año pasado en Baja California se registraron 2 mil 290 asesinatos; en Tijuana se cometieron 76 por ciento de los homicidios dolosos. En 2016 se reportaron 909 homicidios, cifra sin precedente hasta entonces; sin embargo, en 2017 el promedio diario fue de cinco homicidios. Entre las víctimas hubo niños alcanzados por balas dirigidas a sus familiares y 147 mujeres (92 más que en 2016).

Se están dando con todo, declaró el alcalde panista Juan Manuel Gastélum al referirse a la violencia entre los dos grupos del crimen organizado que pelean la ciudad y cuya guerra se recrudeció desde la detención de Joaquín El Chapo Guzmán.

La mayoría de los muertos han sido identificados por autoridades como narcomenudistas.

En 2008 hubo 844 muertos en Tijuana; sin embargo, los pobladores percibieron una mayor violencia por las constantes balaceras y enfrentamientos en las calles, entre ellos uno ocurrido en el bulevar Insurgentes; aunque el reporte oficial fue de ocho muertos, extraoficialmente se supo que fueron 23. Otro tiroteo, de más de tres horas y a pleno día, ocurrió a una cuadra de un jardín de niños.

Restaurantes, bares y centros nocturnos de la zona turística de la ciudad siguen abiertos porque gran parte de los homicidios se cometen en la periferia; sin embargo, el número de mujeres y niños afectados por los ataques aumentó.

Noventa por ciento de los homicidios de 2017, según cifras oficiales, se relacionan con el crimen organizado o el narcotráfico.

Septiembre fue el mes más violento de 2017, con 214 homicidios; seguido de octubre con 176; mayo y agosto, con 162, y noviembre, con 160.

Además de atribuir la violencia al crimen organizado, las autoridades aseguran que el nuevo sistema penal acusatorio permite dejar en libertad a personas detenidas con armas de grueso calibre.

Algunos de los ejecutados quefueron detenidos días antes con armas de grueso calibre y puestos en libertad, aparecieron muertos días después.

(Con información de Antonio Heras, corresponsal)