Baja California | 07 de Diciembre de 2018

La iniciativa de Ley de Ingresos para 2019 incluye además la creación de nuevos impuestos, advierte el diputado Miguel Osuna Millán Foto tomada de Twitter

Por

Por 

Redacción
Tijuana, 7 de diciembre.- La iniciativa de Ley de Ingresos para el Ejercicio Fiscal 2019 del gobierno estatal que encabeza el panista Francisco Vega de Lamadrid contempla incrementos de hasta 40 por ciento en las tarifas de agua potable, así como la creación de nuevos gravámenes que se aplicarían mediante el cobro de trámites vehiculares, advirtió el diputado Miguel Osuna Millán.

De acuerdo con la propuesta que el secretario de Finanzas del estado, Bladimiro Hernández Díaz, presentó ante la Comisión de Hacienda del Congreso local, los aumentos más elevados se aplicarían en Ensenada donde el promedio de incrementos a las tarifas para el sector comercio, industrial y de gobierno serían de entre 13.80 y 39.96 por ciento, en tanto que para uso doméstico sería de entre 13.78 y 34.74 por ciento.

El segundo aumento más alto es para Tecate, con promedios de 19.92 por ciento para consumo doméstico y de 30.75 por ciento para comercial, industrial y gubernamental, en tanto que para Tijuana y Playas de Rosarito se propusieron tarifas de 14.35 a 15.59 por ciento para uso residencial y de 17.15 por ciento para industrial, comercio y gubernamental, y para Mexicali de 13.91 a 14.13 por ciento para casas particulares y de 17.13 a 20.35 por ciento para los otros sectores.

Al respecto, el diputado panista adelantó que no apoyará la iniciativa de ley porque incluye nuevas contribuciones y el incremento de otras pues además del agua también contempla aumentar la sobretasa al impuesto sobre remuneraciones al trabajo personal (conocido como impuesto sobre nóminas) en 111 por ciento.

Actualmente la sobretasa es de 0.63 por ciento y la propuesta es aumentarla a 1.33 por ciento. Tomando como base un sueldo de mil pesos, con la tasa actual de 1.80 por ciento (18 pesos) más la sobretasa de 0.63 por ciento (6.30 pesos), da 24.30 pesos (una tasa global de 2.43 por ciento), y con el incremento pagarían por los mismos mil pesos se pagarían 31.3 pesos.

 
En el caso de los nuevos gravámenes, la Ley de Ingresos contempla un nuevo impuesto adicional para la salud de 25 por ciento y un aumento de 35 a 45 por ciento (29 por ciento) a la tasa de impuesto adicional para educación superior, que se aplicarían en el pago de la tarjeta de circulación vehicular que este año costó 810 pesos y para 2019 llegaría a mil 20 pesos, es decir un aumento de 210 pesos o 35 por ciento (sin considerar el cobro de aportación que se hace para la Cruz Roja).

Osuna Millán calificó que la intención de incrementar los impuestos y crear nuevos gravámenes se contrapone con la política fiscal federal que promueve la disminución de impuestos, además de que en el caso del agua potable este año se aplicaron aumentos de 20 por ciento a las tarifas no residenciales.