méxico | 07 de Diciembre de 2018

El diputado Miguel Osuna Millán durante una votación en el Congreso Foto Mireya Cuéllar

Por

Por 

Mireya Cuéllar
Tijuana, 7 de diciembre.- Crear un impuesto a la salud (del 25 por ciento);  aumentar el que ya existe a la educación  (en un 29 por ciento) - vía el pago de derechos en las tarjetas de circulación vehicular-, así como incrementar el impuesto sobre nómina y las tarifas de agua en todo el estado es “un despropósito”  porque el momento económico no es el idóneo; “los nuevos impuestos van al bolsillo de la gente que más aporta en materia de empleo”, señaló el diputado local Miguel Osuna Millán.

Al señalar que no votará a favor de los incrementos a los impuestos que el gobernador Francisco Vega está pidiendo al Congreso que le apruebe en la Ley de Ingresos para 2019, el diputado dijo estar dispuesto a “asumir el costo político” que conlleva en Acción Nacional (PAN) no estar a favor de una propuesta del mandatario pero “un aumento más, no es la solución a los malos manejos de los gobiernos”.

“Llámenle como le quieran llamar, los nuevos impuestos van al bolsillo de la gente, y es el bolsillo de la gente que más aporta en materia de empleo, la misma que ya asume el costo del aumento a los salarios, al aumento en las cuotas del Seguro Social … se quiere recaudar a costa de la pequeña empresa que es quien da la cara por el empleo en la entidad”, comentó al analizar la propuesta de aumentar el impuesto a la nómina en un 111 por ciento.  

Recordó también que para este año hubo un incrementó a las tarifas del servicio de agua comercial de un 20 por ciento “y no vemos porque habría que cargarle la mano de nueva cuenta a la gente”. En este rubro el mayor incremento lo va a sufrir el municipio de Ensenada donde el servicio doméstico, comercial, industrial y gubernamental subirá en casi un 40 por ciento.  

El nuevo impuesto a la salud, que será de un 25 por ciento, a cobrarse en el pago que el ciudadano realiza anualmente en la tarjeta de circulación de su vehículo, “en otro momento podría haberse considerado justo por las necesidades que enfrenta el sector”, pero ligado a un incremento en el impuesto a la educación –que se cobra por la misma vía-, “me lleva a concluir que el momento económico que vivimos no es el idóneo”.

Recodó que en el pasado él propuso un impuesto de este tipo, al inicio de la administración, pero –insistió-, este no es el mejor momento para “meter la mano en el bolsillo del ciudadano”, por más que haya necesidad de revisar y explorar otras formas de agenciarse recursos para un sector donde la demanda crece constantemente.   

Para el legislador El Presidente de la República no es sensible a la incertidumbre económica y a la desconfianza que están mostrando los indicadores, y en Baja California “tenemos que ser más prudentes para no abonar a la situación nacional que tiende a deteriorarse, necesitamos medidas locales que puedan ser de un efecto contra cíclico”, y pretender subir los impuestos para poder gastar más –un 11 por ciento más en relación con este año-  es una falta de visión.

“El gobierno estatal se tiene que apretar el cinturón, no puede seguir en la inercia de gastar más de lo que recibe, tiene que hacer un esfuerzo, dejar los gastos innecesarios. Tenemos que hacer más con menos. El estado tiene una situación crítica. Ocupamos ser congruentes y sensibles al momento que vivimos”.

“No se entiende por qué si no se tiene para pagar a los maestros jubilados, al poder judicial, al personal de los Cecytes, se está pensando en crear una empresa portuaria con recursos estatales, en otro momento sería un buen propósito, pero crear más burocracia cuando no tienes para pagarle a la que ya tienes, es una postura que carece de congruecia, al igual que querer cobrar nuevos impuestos para seguir gastando más. No acompañaré los aumentos a los impuestos”, señaló.