Baja California | 07 de Diciembre de 2018

Más de mil migrantes fueron deportados o de forma voluntaria aceptaron ayuda para regresar a sus países; otros se entregaron a la Patrulla Fronteriza por Tijuana y Mexicali. Foto Luis Arellano / Archivo

Por

Por 

Antonio Heras y Luis Arellano
Tijuana, 7 de diciembre.- De los más de 8 mil centroamericanos que llegaron a Baja California en la Caravana Migrante para solicitar asilo político al gobierno de Estados Unidos, casi 3 mil decidieron abandonar la entidad, informó el titular de la Dirección de Atención al Migrante, Gustavo Magallanes Cortés.

Dijo que más de mil migrantes fueron deportados o de forma voluntaria aceptaron ayuda para regresar a sus países; otros se entregaron a la Patrulla Fronteriza por Tijuana y Mexicali, o por San Luis Río Colorado, Sonora, y 400 se trasladaron a Ciudad Juárez, Chihuahua.

Magallanes Cortés añadió que en Mexicali hay menos de mil centroamericanos de la caravana en albergues y hay quienes han rentado vivienda por su cuenta.

Calculó que en el albergue temporal de Tijuana El Barretal hay 2 mil 500 migrantes, otros 700 siguen en las inmediaciones del parque deportivo Benito Juárez, más los que están en los albergues tradicionales de Tijuana.

El funcionario negó que haya migrantes extraviados, pues no hay reportes ni de familiares ni de la embajada de Honduras, que tiene oficina en Tijuana. Dijo que menos de 500 deben estar dispersos en esta ciudad fronteriza, ya que buscaron alojo de forma particular.

Mientras, el titular de la Secretaría de Salud de Baja California, Guillermo Trejo Dozal, dijo que se encuentra en proceso de instalación un hospital móvil en el albergue El Barretal, el cual contará con camillas y equipo para atender enfermedades respiratorias. También será dotado de sanitarios y regaderas.

El Barretal se acondicionó como refugio el 29 de noviembre ante la saturación del albergue Benito Juárez de la zona norte de Tijuana, que llegó a tener en el gimnasio y canchas a más de 6 mil 500 migrantes.

Este refugio operado por el gobierno federal que cuenta con servicio eléctrico acondicionado por la Comisión Federal de Electricidad y comedor de la Secretaría de Marina atiende a unos 2 mil 300 centroamericanos.

La Secretaría de Salud reportó que 61 por ciento de los migrantes se encuentran afectados de las vías respiratorias, dos mujeres embarazadas están a días de dar a luz y hay siete casos de varicela, pero hasta el momento no hay algún brote epidemiológico.