méxico | 07 de Diciembre de 2017

“Siempre conté con la cercanía y el amor maternal de mi Morenita del Tepeyac y el ejemplo de san Juan Diego, a quienes ahora elevo mis oraciones por el nuevo Arzobispo de México”, escribió el cardenal Norberto Rivera en su carta de despedida. Foto Luis Humberto González / Archivo

Por

Por 

Carolina Gómez Mena, La Jornada

Ciudad de México, 7 de julio.- El cardenal Norberto Rivera Carrera, emitió una carta fechada el día de hoy en la que se despide de la Arquidiócesis de México y de sus colaboradores, tras más de 22 años de este estar al frente de la demarcación religiosa más importante del país y una de las principales a nivel mundial.

En el escrito en el que firma como “administrador apostólico de la Arquidiócesis fe de México, indica que hoy “se ha hecho pública la noticia de que el Santo Padre, el Papa Francisco, ha tenido la bondad de aceptar mi renuncia como pastor de esta Arquidiócesis Primada de México, y de haber nombrado al excelentísimo señor cardenal Carlos Aguiar Retes, como nuevo Arzobispo.

Indica que “me llevo la satisfacción de no haber permanecido mudo ante la violación de los derechos humanos y divinos de mi madre la Iglesia” y añade que “lamento si, por mi posición firme, alguien se sintió ofendido y lastimado, y una vez más pido humildemente perdón a quien, aun sin querer, haya ofendido”.

Así mismo pide “perdón a Dios por mis debilidades y omisiones” e indica que “al final de mis días espero encontrarme con mi salvador, rico en misericordia”. 

Refiere que “sin mérito alguno de mi parte, el pastor de nuestras almas, Cristo Jesús, me quiso como guía de esta enorme Arquidiócesis, y para gobernarla conté con el apoyo de excelentes obispos auxiliares, un gran presbiterio con diversidad de dones y carismas, y un numeroso grupo de diáconos que sirven día a día con generosidad”.

Expone que “la labor tan diversificada de mis hermanos de vida consagrada en favor del Evangelio también es muy reconocida, y es patente el crecimiento y la preparación de los laicos para ocupar el lugar que les corresponde en nuestra Iglesia”.

Añade que “es evidente que a esta Iglesia particular llegan cotidianamente muchos problemas y dificultades, pero es mucho mayor el gozo, la alegría y la santificación que tenemos quienes tratamos de servir a la causa del Evangelio”.

Tras dar la “bienvenida a mi hermano, el señor cardenal don Carlos Aguiar Retes a esta Arquidiócesis de México, le deseo de corazón todo bien en el Señor, y que su ministerio episcopal sea fructífero para mayor gloria de Dios Nuestro Señor”.

Aseguró que “siempre conté con la cercanía y el amor maternal de mi Morenita del Tepeyac y el ejemplo de san Juan Diego, a quienes ahora elevo mis oraciones por el nuevo Arzobispo de México”.

La secretaría general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) expresó su “alegría” por el nombramiento de Carlos Aguiar Retes como nuevo arzobispo de la Arquidiócesis de México. 

“Nos unimos con alegría y oración como Iglesia por el nuevo ministerio episcopal que el Señor le ha confiado al excelentísimo señor cardenal Carlos Aguiar Retes”.

Esta mañana la CEM confirmó lo que se supo anoche, que el papa Francisco aceptó la renuncia al oficio de Arzobispo de la Arquidiócesis Primada de México, que el cardenal Norberto Cardenal Rivera Carrera, había presentado en precedencia.

Detalló que el pontífice lo designó administrador apostólico de la demarcación religiosa hasta la toma de posesión del nuevo arzobispo.

Alfonso Miranda Guardiola, obispo auxiliar de Monterrey y secretario general de la CEM señaló que “con gran gozo comunicamos también, que su Santidad Francisco ha tenido a bien nombrar al excelentísimo señor Carlos Cardenal Aguiar Retes, como arzobispo de la Arquidiócesis Primada de México al presente Arzobispo de la Arquidiócesis de Tlalnepantla, y lo ha designado administrador apostólico de la misma hasta la llegada de su sucesor.

Dicha noticia fue publicada en L’Osservatore Romano el día de hoy, 7 de diciembre del presente año, a medio día tiempo de Roma.