méxico | 07 de Diciembre de 2017

Toma de protesta de Luis Castro como dirigente nacional del Panal Foto La Jornada

Por

Por 

Fabiola Martínez y Alma Muñoz, La Jornada

Ciudad de México, 7 de diciembre.- José Antonio Meade Kuribreña, precandidato único del PRI a la Presidencia de la República, y Luis Castro, presidente del Partido Nueva Alianza (Panal), negocian la posibilidad de ir juntos a la elección del año próximo.

Sin la presencia de Enrique Ochoa Reza, líder del PRI, el ex funcionario federal se reunió ayer con el dirigente del Panal, partido fundado en 2005 por decisión de Elba Esther Gordillo Morales, quien desde el inicio del sexenio salinista controló el sindicato magisterial. Una de las primeras acciones del gobierno de Peña Nieto fue encarcelar a la maestra, acusada de delitos graves.

Gordillo ocupó distintos cargos de elección popular (diputada y senadora), escaló en el PRI y llegó a ocupar la secretaría general, hasta su ruptura con Roberto Madrazo, en 2005.

Un año después fue expulsada del tricolor, señalada de hacer política en un partido distinto al PRI, precisamente por el impulso a Nueva Alianza.

El Panal compitió en 2006 y 2012 con candidato presidencial propio (Roberto Campa y Gabriel Quadri, respectivamente), y se ha unido a distintas fuerzas políticas en comicios estatales y municipales, según le convenga. En la actualidad tiene 11 diputados federales y, por medio de distintas alianzas, gobierna en 189 alcaldías. En 2013 acreditó ante la autoridad electoral federal una militancia de 480 mil afiliados.

Este miércoles, en una librería de la colonia Condesa, en la capital del país, Meade y Castro conversaron para analizar las condiciones de una posible coalición partidista, social y ciudadana capaz de ganar las próximas elecciones, se informó en un comunicado emitido por el Panal y reproducido por el equipo del precandidato presidencial priísta.

Coincidieron en que las elecciones de 2018 se caracterizarán por un enfrentamiento entre dos proyectos de nación: uno de corte liberal, democrático y moderno, que impulsa el desarrollo integral y que respeta las libertades. Y otro que mira al pasado y cuyos contenidos demagógicos y prácticas autoritarias amenazan la estabilidad económica, al régimen de libertades y a la democracia mexicana.

Dijeron que una posible coalición requiere de la participación y el activismo de las mujeres, los jóvenes y los maestros, tres de las principales fuerzas de Nueva Alianza.

Meade y Castro acordaron mantener el diálogo en los próximos días, mediante una serie de reuniones entre las dirigencias partidistas.

Más tarde, Meade y Aurelio Nuño se reunieron en la oficina del presidente del PRI, horas después de que el ex titular de Educación Pública anunció que aceptaba gustoso ser coordinador de campaña del precandidato presidencial del tricolor.De inmediato comenzaron a hablar de los planes y estrategias para la contienda de 2018..

Sondeo

Estás de acuerdo en que el gobierno estatal que se elegirá en 2019 sea de: