méxico | 07 de Noviembre de 2018

La Policía Militar vigiló la ciudad durante la protesta de los policías, que exigen la destitución de Pérez Abarca. Foto cortesía de Ricardo Vallejo

Por

Por 

Patricia Vázquez / La Jornada
Cancún, 7 de noviembre.- Policías municipales terminaron el paro que iniciaron el lunes, pero impidieron que el encargado de despacho de la secretaría de seguridad pública y tránsito, Jesús Pérez Abarca, entrara a las instalaciones de la dependencia. El secretario del ayuntamiento de Benito Juárez (Cancún), Jorge Aguilar Osorio, informó que por ahora está al frente el director operativo, Ricardo Carballo Barrera.

Los uniformados regresaron a sus labores la noche del lunes. La Policía Militar vigiló la ciudad durante la protesta de los policías, que exigen la destitución de Pérez Abarca, lo cual no impidió que se perpetraran seis ejecuciones en diversos puntos de la ciudad.

Aunque las puertas de la corporación permanecen cerradas, el personal y quienes acuden a realizar algún trámite pueden pasar. Sin embargo, el centro de comunicación, control, cómputo y comando (C-4) municipal cortó el sistema de radio Matrax, que reporta a la policía local los ilícitos perpetrados en Cancún, y la corporación carece de gasolina, por lo cual los agentes se comunican vía teléfono celular y sus rondines son limitados.

Aguilar Osorio indicó que los gobiernos municipal y estatal ya escucharon a los inconformes, y consideró que si bien tienen razón en algunos puntos, ‘‘no se puede tolerar que hayan faltado al respeto a su superior’’, a quien sacaron a empellones de sus oficinas.

Sobre las declaraciones del secretario estatal de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella, de que algunos policías de Cancún están vinculados con la delincuencia organizada, Jorge Aguilar afirmó que ‘‘quien acusa está obligado a comprobar’’ y que él no tiene elementos para hacer una aseveración así. Capella también advirtió que se aplicarán descuentos a los agentes faltistas

Afirmó que el gobierno estatal ya se ocupa del asunto y que la Federación está informada de esta ‘‘grave’’ situación. Los policías, advirtió, cometieron delitos que ya analiza la Fiscalía General del Estado.

Mientras, policías ministeriales participan en la vigilancia de la ciudad, incluidas las inmediaciones de la alcaldía, donde ayer no se observó a un solo efectivo municipal.