méxico | 07 de Noviembre de 2018

Diputados del PRD e independientes inconformes argumentaron que tal acuerdo vulnera el pleno ejercicio de su cargo y afectan los principios de igualdad y de pluralismo político. Foto Cristina Rodríguez / archivo La Jornada

Por

Por 

Georgina Saldierna / La Jornada

Ciudad de México, 7 de noviembre.- Por considerar que se trata de actos que encuadran en el ámbito del derecho parlamentario administrativo y no en el comicial, la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desechó los juicios presentados por el PRD y legisladores independientes, en contra del acuerdo de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados referido al establecimiento de nuevos criterios para la presentación de iniciativas en tribuna y que la oposición calificó como la “Ley Mordaza”.

Los denunciantes argumentaron que tal acuerdo vulnera el pleno ejercicio de su cargo y afectan los principios de igualdad y de pluralismo político.

Sin embargo, los magistrados determinaron que el funcionamiento de la Cámara no es sujeto de control de los derechos político-electorales del ciudadano.

La organización interna de los órganos legislativos, relacionada con las sesiones, procedimiento de iniciativas de leyes, discusión y votación de las mismas “están desvinculados del derecho político electoral de ser votado” y, por lo tanto, “no está sujeto a control jurisdiccional electoral”, enfatizaron.

A principios de octubre, la Junta de Coordinación Política en San Lázaro acordó el número de intervenciones que tendría cada fracción parlamentaria para presentar asuntos en tribuna.

Morena tiene derecho a intervenir por ronda en seis ocasiones, el PAN tres y el PRI dos; mientras que el PRD, Movimiento Ciudadano y los partidos Encuentro Social, del Trabajo y Verde una.

Cada intervención será de cinco minutos, por lo que Morena contará con 30 minutos por ronda para exponer iniciativas, mientras que los partidos minoritarios tendrán cinco minutos.

En protesta, legisladores tomaron la tribuna de San Lázaro usando cubrebocas y portando pancartas en las que se leía “No a la ley mordaza”.