mundo | 07 de Octubre de 2018

El próximo 6 de noviembre se llevarán a cabo contiendas electorales a escalas federal, estatal y local. Foto tomada de Facebook

Por

Por 

Ana Langner / La Jornada
Ciudad de México, 7 de octubre.- En un mes Estados Unidos tendrá elecciones intermedias y a dos años de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, los resultados son una especie de consulta sobre su gestión. Ello mantiene en campaña política al mandatario y aleja su atención a pendientes de la agenda bilateral con México como la situación de connacionales deportados y el nombramiento de embajador, consideraron internacionalistas.

El próximo 6 de noviembre se llevarán a cabo contiendas electorales a escalas federal, estatal y local, en las que se elegirán los 435 escaños de la Cámara de Representantes, un tercio de Senadores, gobernadores de 36 estados y de tres territo-rios de Estados Unidos, así como gran número de alcaldes.

En este contexto, Enrique Sevilla, asociado del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), ex

Leticia Calderón Chelius, profesora investigadora del Instituto Mora, señaló que estas elecciones son una suerte de plebiscito sobre su poder y posibilidades políticas, en las que está en juego la mayoría en la Cámara de Representantes.

Si hubiera un resultado adverso para el Partido Republicano se podría adjudicar a la manera en que se ha conducido estos dos años el presidente Donald Trump, expresó Rafael Alarcón investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

El especialista del Colef advirtió que el clima político en el vecino del norte podría parar muchas de las acciones que realiza la administración federal. Lo más delicado entre los pendientes con nuestro país son las políticas antimigrantes y, para el analista, sería muy alarmante que se reactivara con más fuerza la maquinaria para deportarlos.

Rafael Alarcón agregó que entre 1998 y 2016 han sido repatriados 3 millones 95 mil mexicanos de manera formal.

Sevilla, investigador del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques, del Senado, destacó que en cuanto Trump asumió la presidencia no se ha hecho mención formal del nombramiento de un nuevo embajador.

A la espera de embajador

Roberta Jacobson fue la embajadora enviada por el ex presidente Barack Obama a México y tras su renuncia en marzo comenzó a circular en medios el posible nombramiento del texano Edward Whitacre, ex directivo de AT&T, como su relevo. Sin embargo, recordó Sevilla, cuando empezó la campaña electoral en México y ante el inminente triunfo del hoy presidente electo Andrés Manuel López Obrador, se filtró que esperaría.

Ante este panorama, dijo, es muy poco probable que haya un nombramiento diplomático, el cual tendría que ser aprobado por el Senado estadunidense. Es una muestra de la poca importancia que da Trump al papel de un embajador, resaltó, y argumentó que quizá el mandatario quiera llevar una relación directa con México.

Es simbólico el hecho de que México no tenga embajador, destacó Calderón Chelius, quien prevé que tras las elecciones, dependiendo de cómo quede el equilibrio de fuerzas, Estados Unidos elegirá un perfil para ocupar ese puesto. Para la investigadora uno de los temas más importantes es el de la comunidad mexicana que está en el limbo frente a las deportaciones. Destacó que aún permanecen suspendidos los vuelos de repatriación a Ciudad de México, por lo que están aventando a la gente a la frontera, rompiendo con muchos protocolos que se habían logrado avanzar.

El próximo 11 de octubre los secretarios de Relaciones Exteriores y Gobernación, Luis Videgaray y Alfonso Navarrete, respectivamente, se reunirán con funcionarios de alto nivel en el Departamento de Estado estadunidense para participar en la segunda Conferen-cia sobre Prosperidad y Seguridad en Centroamérica.

Aunque el encargado de la política exterior mexicana haya anunciado su retiro de la vida política, aún es el canciller y tiene la obligación moralde hablar en voz alta y reiterar la postura en defensa de los connacionales ante una política de criminalizar la migración indocumentada de una manera cruda, indicó Calderón Chelius.