Chihuahua | 07 de Octubre de 2018

El 75 por ciento de los encuestados confía poco o nada en el personal del Ejército mexicano Foto Jesús Villaseca

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada
Ciudad Juárez, 7 de octubre.- Un sondeo realizado por la organización Plan Estratégico de Juárez reveló que de mil 296 encuestados, mil 600 (81 por ciento), confía poco o nada en el gobernador panista, Javier Corral Jurado. La ONG informó que aplicó mil 600 cuestionarios para conocer la confianza ciudadana hacia las instituciones y los funcionarios del gobierno en esta ciudad fronteriza.

Según este ejercicio, 75 por ciento de los encuestados confía poco o nada en el personal del Ejército mexicano, mientras que el presidente Enrique Peña Nieto fue calificado en ese mismo rubro por la ciudadanía, un punto arriba del gobernador (82 por ciento).

Durante el sondeo que forma parte de un informe de confianza en las instituciones 2018, Sergio Meza de Anda, líder de ese organismo civil, informó que 85.7 por ciento de los ciudadanos desconfían de los partidos políticos.

Detalló que aunque el alcalde independiente de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvídrez, es el funcionario en quien más confía la ciudadanía, tiene calificaciones reprobatorias. Los policías también se encuentran entre los funcionarios menos confiables, de acuerdo con estos resultados.

Meza de Anda indicó que la conclusión de los resultados permite deducir que existe una democracia simulada, debido a que hay promesas que nadie cree, lo que genera una falta de Estado de derecho, por lo que se propone que la autoridad dé un ejemplo real de cumplimiento y aplicación de la ley.

Sostuvo que este tipo de situaciones se debe a que existe un divorcio entre el gobierno y la sociedad, ya que se hacen promesas que nadie cree, como se refleja en los resultados negativos que tienen.

Insistió en que existe una democracia simulada, por eso los ciudadanos desconfían de la mayoría de las instituciones, además de que hay mucha corrupción y los funcionarios del gobierno disimulan combatirla, lo cual es percibido por los ciudadanos.

Dijo que las instituciones y el gobernador deben dejar la demagogia, ser cercanos a los ciudadanos, rendir cuentas, lo que no han hecho hasta la fecha, además de tener transparencia en la aplicación del presupuesto público.