Chihuahua | 07 de Octubre de 2018

El organismo reportó que únicamente 63.88 por ciento de trabajadores del sector primario del país recibió alguna remuneración económica por su trabajo. Foto La Jornada

Por

Por 

Alejandro Alegría / La Jornada
Ciudad de México, 7 de octubre.- El promedio salarial de los jornaleros en México en 2017 fue de dos minisueldos por día, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El organismo reportó que únicamente 63.88 por ciento de trabajadores del sector primario del país recibió alguna remuneración económica por su trabajo.

La cifra muestra un ligero avance contra los resultados dados a conocer en 2014, cuando se reportó que 59.5 por ciento de trabajadores del campo percibían algún salario.

Del total de mano de obra del sector agropecuario que obtiene alguna remuneración 79.51 por ciento son jornaleros, mientras 7.85 por ciento de personas que laboran en actividades agropecuarias poseen un contrato permanente, aunque ese número se redujo en cuatro años, pues en 2014 el registro era de 10.3 puntos porcentuales.

De acuerdo con la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA) 2017, los jornaleros perciben en promedio 167.69 pesos por día, es decir, el equivalente a 2.9 salarios mínimos en 2017, cuando era de 80.04, ya que actualmente es de 88.36 pesos.

La diferencia en tres años es de 38.19 pesos. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2015, el trabajador agrícola ganaba en promedio 18.5 pesos por hora, es decir, 129.5 al día.

Ese estudio mostraba que de cada 100 agricultores 36 reciben un salario mínimo, 17 más de uno y hasta dos, y 35 no tenían ingresos.

Mientras 25.7 puntos porcentuales de trabajadores agrícolas ganan hasta un salario mínimo, 33.5 obtienen más de uno y hasta dos, y 32.6 no recibían ninguna retribución.

La ENA 2017 reporta que el género marca diferencias entre los trabajadores en remuneraciones, pues las mujeres son quienes perciben en promedio 1.17 pesos menos que los hombres, cuyo salario en promedio es de 166.67.

Las diferencias por género también se reflejan en la media de días laborados, pues mientras los hombres son contratados por 25.39 días, la población femenina tiene que trabajar en promedio 31.29.

La mayoría de los jornaleros (98.19 por ciento) empleados en el campo proceden de lugares o zonas cercanas, mientras 1.40 por ciento se traslada de otra entidad federativa para trabajar y sólo 0.30 puntos porcentuales es de otro país.

Del total de personas que laboran en actividades agropecuarias, 22.61 por ciento no reciben salarios o percepciones económicas por su trabajo, mientras 13.21 por ciento son productores.

Por otra parte, del total de mano de obra en el sector agropecuario 16.7 por ciento lo realizan mujeres, siendo Chihuahua el estado con más personal femenino, con 32 por ciento. En contraparte el más bajo es Morelos, con 5.7 por ciento.

Las entidades con mayor proporción de mano de obra no remunerada son la Ciudad de México y Tlaxcala, con 44.1 y 40.4 por ciento, respectivamente.

En Sonora, Chihuahua y Nayarit más de 80 por ciento de la mano de obra total es remunerada.

La ENA destaca que entre los principales productos que se obtienen mediante la agricultura protegida está el jitomate o tomate rojo, cuyas principales entidades federativas productoras son Sinaloa (26.5 por ciento), Baja California (12) y Jalisco (8.9).