cultura | 07 de Septiembre de 2018

Sylvain Gasançon y la orquesta de la UNAM, en la Sala Nezahualcóyotl, en un ensayo Foto Yazmín Ortega Cortés

Por

Por 

Fabiola Palapa Quijas

México, 7 de septiembre.- La Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (Ofunam) interpretará este sábado y el domingo el oratorio dramático Juana de Arco en la hoguera, del compositor suizo Arthur Honegger, según un poema del francés Paul Claudel, en la Sala Nezahualcóyotl.

Sylvain Gasançon será el director concertador de esa obra que en México no se había tocado desde hace más de 30 años y ahora destaca en el festival Impulso Música Escena Verano UNAM, organizado por Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En entrevista con La Jornada, Gasançon, originario de Metz, Francia, explica que se trata de una orquestación diferente e interesante porque Honegger eligió tres saxofones en lugar de los cornos. ‘‘Los saxofones se usan muy pocas veces y sobre todo se utilizan en vez de otros instrumentos más tradicionales. El sonido de los saxos es completamente diferente al de los cornos; es más redondo, más suave y esto aporta algo muy nuevo”.

Añade que también se usan dos pianos para dar un sonido diferente y las ondas Martenot, el primer instrumento eléctrico en la historia de música que ‘‘se usaba mucho en la época por los compositores. Tiene sonido único y no se puede reproducir con un violín o un oboe; es totalmente original. El instrumento es muy pequeño y tiene capacidades ilimitadas, así que el sonido es increíble, fuerte y poderoso; esto es un punto importante porque el compositor aporta un sonido diferente a la obra”.

Juana de Arco..., con dirección escénica de Claudio Valdés Kuri, está a cargo de más de 250 artistas; además de la Ofunam participan las sopranos Graciela Morales y Rosario Aguilar, así como la mezzosoprano Amelia Sierra; los tenores Gerardo Reynoso y Andrés Carrillo, el bajo José Miguel Valenzuela y en las ondas Martenot, Augustin Viard.

También actúan los Niños y Jóvenes Cantores de la Facultad de Música, el Coro del Conservatorio Nacional de Música; los ensambles Coral Cantarte e Ítaca, y la Compañía Juvenil de Danza Contemporánea de la UNAM, de reciente creación.

Música casi celestial para relatar una epopeya

Gasançon detalla que la obra de Honegger se estrenó hace 80 años en Basilea, en 1938; luego se presentó en Zúrich en 1942. En México este oratorio se escenificó en 1955, con la actriz María Douglas, y en 1984, con dirección de Luis de Tavira y Julieta Egurrola como Juana de Arco.

‘‘La obra aportó mucho éxito a Honegger, quien no siempre lo tuvo, porque compuso música sinfónica, de cámara, pero no era tan conocido y con Juana de Arco... llegó a un público más numeroso.”

En opinión de Gasançon, la pieza del autor suizo se presenta poco debido a su dificultad, pues participan actores, cantantes, músicos y coro de niños. ‘‘Es una obra compleja y no se toca con frecuencia, pero cuando se presenta siempre es un éxito porque va directo al corazón, a algo tan íntimo porque la historia de Juana es universal”.

En esa historia del siglo XVI hay una ‘‘imitación real de la música medieval para que el público entienda que además de las palabras la música también explica la epopeya de Juana de Arco”.

De ese oratorio que consta de un prólogo y 11 escenas, la parte favorita de Gasançon es la relativa a la infancia de Juana, pues la música llega a ser casi celestial. Es algo absolutamente emocionante, conmueve hasta las lágrimas, son momentos tan especiales en la música, y las palabras en voz de la protagonista nos toca a todos porque se trata de los recuerdos que conservamos de la niñez.

La obra relata la historia de una campesina de 17 años, quien condujo al ejército francés contra Inglaterra en la guerra de los Cien Años; será interpretada este sábado a las 20 horas y el domingo a las 12 horas en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario (avenida Insurgentes Sur 3000, Ciudad Universitaria).