Baja California | 07 de Agosto de 2018

En noviembre de 2013, al inicio de su gestión, percibía 133 mil 352 pesos con 54 centavos y con la instrumentación de un Programa de Austeridad ese mes se redujo el sueldo en un 17 % para quedar en 110 mil pesos; en la imagen, durante la inauguración de la desaladora de Playas de Rosarito. Foto Cuartoscuro / La Jornada

Por

Por 

Antonio Heras / La Jornada

Mexicali, 7 de agosto.- Por orden del Instituto de Transparencia y acceso a la Información Pública de Baja California, la administración estatal dio a conocer las percepciones mensuales del gobernador Francisco Vega de Lamadrid quien aseguró es el mandatario que recibe menor salario en el país con 66 mil 667 pesos cada 30 días.

La Oficialía Mayor del Estado señaló, a través de un comunicado, que en sus percepciones no se integra ningún tipo de prestación toda vez que no se le considera un empleado de acuerdo al artículo 2 de la Ley de Servicio Civil de los Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios de Baja California.

En noviembre de 2013, al inicio de su gestión, percibía 133 mil 352 pesos con 54 centavos y con la instrumentación de un Programa de Austeridad ese mes se redujo el sueldo en un 17 por ciento para quedar en 110 mil pesos.

En febrero de 2017 se produjo otra reducción en un 25 por ciento para obtener un ingreso mensual de 99 mil pesos y al mes siguiente llegó a una disminución del 50 por ciento de su salario inicial para quedar en 66 mil 667 pesos.

El Itaipbc informó que a petición de un ciudadano ordenó a la Oficialía Mayor del gobierno estatal dar a conocer el sueldo bruto y neto del gobernador, así como las prestaciones, compensaciones, deducciones y bonos.

Este martes, de manera oficial se informó que Vega de Lamadrid percibe solo esa retribución mensual ya que no está sujeto a recibir aguinaldo, bonos ni prima vacacional.

En noviembre de 2017, el quinto gobernador panista electo de manera consecutiva se pronunció por acabar con " cualquier exceso o dispendio" para acabar con los privilegios. Se comprometió a disminuir salarios de altos funcionarios y acabar con nominas secretas o prestaciones "mágicas".

También dijo que los ahorros y economías generados por su Plan de Austeridad se canalizarían a programas de educación, salud, vivienda, deporte y bienestar social.