Chihuahua | 07 de Julio de 2018

El Licenciado fue uno de los hombres más cercanos al ex líder del cártel de Sinaloa y se asumía como sucesor. Foto Alfredo Domínguez / archivo La Jornada

Por

Por 

Gustavo Castillo García y Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad de México, 7 de julio.- Dámaso López Núñez, El Licenciado -uno de los hombres más cercanos a Joaquín El Chapo Guzmán Loera-, fue extraditado a Estados Unidos, y según las autoridades mexicanas se podría convertir en un testigo clave para que el ex líder del cártel de Sinaloa sea sentenciado en territorio estadunidense.

Alberto Elías Beltrán, subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales en funciones de titular de la Procuraduría General de la República (PGR), señaló durante un mensaje a medios luego de la entrega que realizó el gobierno mexicano de El Licenciado a autoridades estadunidenses que "De acuerdo con Estados Unidos, Dámaso L es potencialmente un testigo clave contra Joaquín Guzmán Loera".

En su mensaje mencionó que " “esta extradición resulta primordial tanto para las autoridades estadunidenses como para las mexicanas por la aportación testimonial que pueda obtenerse en relación con Joaquín Guzmán Loera y significa un parteaguas en la relación de cooperación entre ambos gobiernos, particularmente en lo que se refiere al intercambio de información.

"Tanto para la PGR como para el Departamento de Justicia estadunidense hay un interés jurídico para que el juicio y la sanción contra Guzmán Loera sean exitosos."

Dámaso López Núñez se desempeñó como policía ministerial en Sinaloa, institución de seguridad desde la cual pasó a trabajar como integrante del cuerpo de vigilancia del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (Oadprs), donde llegó a ocupar el cargo de subdirector de seguridad del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 2, Puente Grande, en Jalisco.

Allí se encontró con Joaquín El Chapo Guzmán Loera, y ayudó al ahora ex líder del cártel de Sinaloa; no solo lo apoyaba en la realización de fiestas o a contar con chefs que preparaban sus alimentos dentro del Cefereso, en enero de 2001 apoyó su evasión de ese centro penitenciario, considerado una prisión de máxima seguridad. El Chapo Guzmán se convirtió en el primer reo en fugarse de una cárcel de esas características en México.

López Núñez huyó del Cefereso y se convirtió en uno de los hombres de mayor confianza de Guzmán Loera. El Licenciado dijo a los agentes que lo capturaron en Ciudad de México, el 2 de mayo de 2017, que era tanta la confianza que El Chapo le tenía que a él le contaba cosas que ni siquiera hablaba con sus hijos Alfredo e Iván Guzmán Salazar. Inclusive -narró a las autoridades- que su amigo le había dicho que él debía sucederlo al frente del cártel de Sinaloa.

Pero El Licenciado nunca tuvo el control de la organización, ya que el hijo de Dámaso López Serrano, El mini Lic, tenía disputas con los hijos de El Chapo que se convirtieron en ataques armados y emboscadas en los primeros meses de 2017, lo que desembocó en una confrontación abierta por alcanzar el liderazgo de su organización, situación que documentó Javier Valdez, asesinado corresponsal de La Jornada y fundador del semanario Ríodoce, y que generó molestias en el grupo de Los Dámaso, como se les conoce en Sinaloa.

El 2 de mayo de 2017 El Licenciado fue detenido en un inmueble de Ciudad de México y posteriormente se le trasladó a Ciudad Juárez, donde se le internó en el Cefereso número 9 (del que es imposible fugarse a través de túneles), en la misma celda que ocupó El Chapo Guzmán hasta el día de su extradición.

Ayer, Dámaso López fue entregado al gobierno de Estados Unidos para ser juzgado en la Corte Federal de Virginia por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de asociación delictuosa y contra la salud.

Respecto a las causas penales que enfrenta en México Dámaso López, la PGR solicitará a cada uno de los jueces que llevan sus procesos por delitos contra la salud y delincuencia organizada sean suspendidos "a efecto de no violentar garantías procesales y estar en posibilidad de reanudarlos una vez que se defina su situación jurídica en Estados Unidos".