Chihuahua | 07 de Julio de 2018

Vista panorámica de la base militar Fort Bliss en 1940, perteneciente a la colección de la Comisión Histórica de Texas. Foto página oficial de Fort Bliss

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, 7 de julio.- Funcionarios de la base militar de Fort Bliss, ubicada en El Paso, Texas -en la frontera con Ciudad Juárez- dieron a conocer que comenzaron a levantar carpas dentro de sus instalaciones para trasladar alrededor de 12 mil inmigrantes, la mayoría de ellos familias completas, detenidas al cruzar sin documentos o al solicitar asilo.

La construcción del campamento inició ayer y será ocupado por personas que trasladarán de otros centros de detención. El levantamiento de la "ciudad de tiendas de campaña" se acelerará, toda vez que la administración Trump busca que entre en operaciones a finales de mes.

De acuerdo con un funcionario de Fort Bliss, desde la semana pasada seleccionaron los terrenos dentro de la base para instalar tiendas de campaña grandes, similares a las que se usan actualmente en el centro de refugio infantil en Tornillo, donde se alberga a menores que cruzaron solos a los Estados Unidos.

La instalación militar local de El Paso cuenta con terrenos que facilitan la construcción y levantar campamentos semi-separados que puedan albergar hasta 4 mil personas, en tres ubicaciones diferentes, es decir un total de 12 mil.

Al tiempo que se realizan los trabajos en Bliss, se arrancan las obras en la Base de la Fuerza Aérea Goodfellow, ubicada en San Angelo, también en el Oeste de Texas. Las tiendas ahí podrían albergar hasta 7 mil 500 niños.

La base militar cerca de El Paso, Texas, "espera tener en pie el campamento luego de la semana del Día de la Independencia y completarlo antes de que termine julio", informó la fuente.

Los militares de Fort Bliss comenzarían a colocar las carpas y luego se entregarán los cimientos a contratistas particulares, sin embargo, se desconoce si serán locales o traídos del interior del país.

La decisión incrementó la inconformidad de activistas locales, e incluso en redes sociales usuarios han comparado la decisión del gobierno similar a la de los alemanes en contra de la comunidad judía en los años e 1940 a 1945.

Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (RFDH), calificó la postura de la administración presidencial como "una decisión inhumana e incorrecta", cuando se informó que la base se utilizaría para campamentos de familias inmigrantes.

"Han ido de una mala decisión tras otra; con esto están mostrando que es su interés el seguir manteniendo encarceladas a las familias inmigrantes", dijo.