Chihuahua | 07 de Febrero de 2019

El gobierno coahuilense se coordina con el INM para levantar un censo de los mil 600 centroamericanos y ver quiénes cuentan con trámites y migratorios que les den la posibilidad de refugiarse y ser admitidos por EU. Para el resto, el gobierno federal tiene planes; les dará la opción de encontrar empleo en distintas partes del país y los que no, serán repatriados. Foto Leopoldo Ramos / archivo La Jornada

Por

Por 

Leopoldo Ramos / La Jornada

Saltillo, Coahuila, 7 de febrero.- El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, aseguró que la permanencia de más de mil 600 centroamericanos que llegaron el fin de semana anterior y se encuentran en Piedras Negras con la idea de cruzar a Estados Unidos con visa humanitaria, “es una bomba de tiempo, pues la mayoría de ellos no lo conseguirá”.

Dijo que se coordina con el Instituto Nacional de Migración para levantar un censo de los mil 600 migrantes y ver quiénes cuentan con trámites y documentos migratorios que les den la posibilidad de refugiarse y ser admitidos por Estados Unidos. Para el resto, el gobierno federal tiene planes; les dará la opción de encontrar empleo en distintas partes del país y los que no, serán repatriados.

“Espero que las autoridades migratorias terminen el censo para saber cuántos realmente pueden ser valorados por el gobierno norteamericano; si muchos de ellos no son susceptibles, el gobierno federal ofreció opciones para que pudieran tener trabajo en distintas partes de la república. La realidad es que la mayoría no venía a Coahuila, ni quiere quedarse aquí. Nosotros también ofreceremos opciones, pero una vez que su situación migratoria no se defina para bien en nuestra frontera y en Coahuila, estaremos viendo operativos para retorno a su país de origen”, señaló.

Anticipó que los hondureños, guatemaltecos y salvadoreños llegaron a Coahuila “manipulados o engañados, con información que no corresponde a su situación migratoria, información errónea sobre adquirir otra opción migratoria en la frontera o con el gobierno de Estados Unidos, y hemos visto el rechazo y las declaraciones y el informe del presidente Trump.

“Creen que cruzando el río la van a librar, y la verdad es que hay un fuerte dispositivo en la frontera por las autoridades norteamericanas y muy difícilmente van a lograr ese objetivo y además van a poner en riesgo la vida de sus familias y de ellos mismos”, mencionó.

Por lo pronto los migrantes permanecen resguardados y vigilados por 800 policías federales y militares en las bodegas industriales habilitadas como albergue temporal en Piedras Negras. Para hacerles más llevadera la estancia, el martes tuvieron un concierto de mariachis, conferencia motivacional, sesiones de baile y música de ‘disc-jockey’.

“Van a empezar a salir los que tengan visa humanitaria y que puedan ser recibidos por el gobierno norteamericano, pero es muy mínima la capacidad de atención (en el área migratoria de Estados Unidos). Es muchísima gente y tenerlas de ociosas nos puede ocasionar que estén pensando en otras cosas. Cuando hay sobrepoblación existen riesgos de todo tipo, incluso la mezcla de familias en el interior del albergue resulta ser peligrosa, porque hay jóvenes de 17, 19 años y niñas de 12, 13, 14 y 15 años que deben convivir en un mismo espacio y se ponen en riesgo todas sus garantías.

“No me arrepiento de la decisión de haberlos tratado bien, porque están en mi estado. Llegaron en condiciones infrahumanas, a bordo de plataformas de tráileres, con riesgos para todos, para niños y niñas, mujeres embarazadas que venían en la caravana. Nosotros no estábamos dispuestos a seguir con ese trato que de alguna forma alguien les dio”, indicó.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: