espectáculos | 06 de Diciembre de 2018

En la puesta en escena participan cuatro actores-músicos: Rocío Damián, Ángel Luna, Jennifer Sierra y Valentina Garibay Foto cortesía del equipo de producción

Por

Por 

Ana Mónica Rodriguez / La Jornada

Ciudad de México, 6 de diciembre.- Narrado a manera de programa de revista, La insoportable levedad del pop es un concierto acústico con temática política que hace un recuento de 50 años de contubernio entre el poder y los medios del entretenimiento.

Richard Viqueira, director del montaje, explicó: "Es un popurrí, un concierto donde se conjuntan estas dos palabras de la vinculación de la música pop y la política nacional".

En la obra se hacen referencias “a las actividades, la información, las apariciones, la gestión y todo lo que envuelve a la política, lo cual se revela a manera de performance con la referencia de estrellas que fueron figuras intocables” del sistema.

Viqueira, quien se formó en la Facultad de Filosofía y Letras e hizo una minuciosa investigación sobre el tema, detalló: "Desde hace más de medio siglo en el país la política no se ha resistido al pop. El estudio develó que la fuerza de los partidos políticos no podría existir sin el desarrollo simétrico de los medios, la industria del entretenimiento, las televisoras y los espectáculos populares".

Incluso “me di cuenta de que hay elementos maritales, de apoyo ideológico del pop hacia la política regente, van desde La Gaviota (Angélica Rivera) a Enrique Peña Nieto, de Sasha Montenegro a José López Portillo; también en otros géneros se presenta esta idea, como sucedió con el movimiento alterado, surgido en la administración de Felipe Calderón mediante el narcocorridoultraviolento, que fue resultado de las condiciones sociales”.

En la obra también se hace alusión al tema del Bicentenario de la Independencia que Calderón encargó al compositor y cantante Aleks Sintek. "Existe una predisposición de los políticos hacia el pop y la inversión que hace con los artistas de este género. De hecho, los conciertos en el Zócalo capitalino son el mayor acto de divulgación que poseen los partidos y si uno revisa, emerge la política que rige, así como la estética que prefieren los políticos para mantener al pueblo en un estado de frialdad y alejado del dolor social".

"El pop no es liviano ni inofensivo; es peligroso porque impone la conducta de nuestro país y es usado por la clase dirigente para escalar al poder o permanecer en él".

El espectro del pop "es superficial, ligero; no hace reflexión profunda, igual que en las telenovelas, que son un ejemplo de esta escuela que enseña a ser abnegados y a concentrarse en problemas íntimos que en los generales", puntualizó.

En La insoportable levedad del pop participan cuatro actores-músicos: Rocío Damián, Ángel Luna, Jennifer Sierra y Valentina Garibay. Se presenta hasta el 16 de diciembre.