mundo | 06 de Diciembre de 2018

Rechaza que puedan incrementarse las entrevistas diarias para solicitar asilo. Foto Victor Camacho / La Jornada

Por

Por 

Antonio Heras / La Jornada
Tijuana, 6 de diciembre.- Es una gran irresponsabilidad que la caravana del migrante se centrara en una sola ciudad: Tijuana, cuando hay decenas de puertos a lo largo de la frontera, declaró Édgar Ramírez, agregado en México del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos, quien rechazó que se pueda incrementar el número de entrevistas diarias para los solicitantes de asilo, pues se requeriría de mayor infraestructura para su atención.

Se calcula que al menos ocho de cada 10 migrantes cruzaron el rio Colorado y se concentraron en Tijuana.

Distribución en la frontera

Obviamente, si los grupos se hubieran distribuido a lo largo de la frontera, sería mayor la posibilidad para atenderlos, porque tenemos una capacidad estable, pero reducida, pues no es lo mismo las solicitudes en San Diego y Calexico, California, que las que se tienen en Nogales, Arizona, o El Paso, Texas, agregó.

En referencia al cruce ilegal a Estados Unidos, sostuvo que los únicos lugares para solicitar asilo son los puertos de entrada al país, no los cruces por el muro fronterizo. Además, la atención de peticiones de asilo depende de la capacidad de cada uno de los puertos fronterizos.

En el caso de las garitas de California, la recepción fluctúa entre 40 y 60 personas por día, dependiendo de si hay espacio de alojamiento en ambos puertos fronterizos, si hay personal suficiente para el procesamiento de solicitudes, si existen espacios para su detención mientras enfrentan sus procesos y se determina su situación legal.

Ramírez explicó que mientras no haya capacidad en los puertos de entrada no se podrá atender ni una petición más; advirtió que la postura del gobierno de Estados Unidos es mantener en detención a quienes pidan asilo y no cuenten con los documentos requeridos.

En tanto, en esta frontera empezó una lluvia que se pronostica continuará hasta el fin de semana por lo que los gobiernos locales reiteraron su llamado para que los 500 migrantes centroamericanos que permanecen acampados frente a la Unidad Deportiva Benito Juárez se traslade al albergue de El Barretal.

Aduanas y Protección Fronteriza dio a conocer que una familia de guatemaltecos, conformada por tres niños (de dos, siete y 10 años) y tres adultos, se entregó a las autoridades migratorias de Estados Unidos después de brincar el muro desde San Luis Río Colorado, Sonora, cerca de los límites con Mexicali y 200 kilómetros al oriente de Tijuana.

Un reporte de Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos señalo que por medio de las cámaras de seguridad sus agentes detectaron a un hombre que desde la parte superior de la pared del muro fronterizo, del lado mexicano, dejó caer consecutivamente a dos menores de edad que eran cachados por otros miembros de la familia que esperaban abajo, del lado estadunidense. Este hombre regresó a México sin ser detenido.