méxico | 06 de Diciembre de 2018

Con la anulación de esta ley que entraría en vigor el próximo 1 de enero, ahora será Ley de Seguridad Social aprobada en 2002 y que fue reformada en 2012, la vigente, hasta en tanto no se apruebe un nuevo marco jurídico. Foto La Jornada  

Por

Por 

Alejandro Cruz / La Jornada

Toluca, Mex., 6 de diciembre.- El grupo parlamentario de Morena en el Congreso mexiquense cumplió su promesa con la burocracia mexiquense y este jueves, apoyado por el PT , PES y PVEM, abrogó el decreto 317 mediante el cual, la pasada Legislatura expidió la nueva Ley de Seguridad Social del Estado de México y Municipios, mejor conocida como la Ley Issemym, que modificaba el esquema de pensiones al que se sujetarían nuevos los servidores públicos estatales, y ampliaban las cuotas de los trabajadores al servicio del estado al Instituto.

Con la abrogación de esta ley que entraría en vigor el próximo 1 de enero, ahora será Ley de Seguridad Social aprobada en 2002 y que fue reformada en 2012, la vigente, hasta en tanto no se apruebe un nuevo marco jurídico.

Morena prometió que entre enero y febrero próximo elaborarán una nueva iniciativa que será puesta a consideración de la Legislatura en el siguiente periodo ordinario de sesiones que arranca en marzo.

En total fueron 53 votos a favor de los grupos parlamentarios de Morena, PT, PES y PVEM por 19 sufragios en contra del PRI y PAN, y dos abstenciones del PRD.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Maurilio Hernández, (Morena), informó que la decisión de abrogar la ley Issemym fue responsable y no generará ningún perjuicio a las finanzas del Instituto de Seguridad Social del Estado y Municipios, pues el próximo año habrá una nuevo marco jurídico que se elaborará tomando en cuenta a todos los involucrados: trabajadores, diputados y autoridades.

“No habrá ningún riesgo de presión o quiebra, pues vamos a tener una ley el próximo año que deje a salvo los derechos de los trabajadores y que fortalezca al instituto de manera financiera, administrativa y operativa y que garantice un buen servicio con larga vida, asunto que no observamos que tenga lo que acabamos de abrogar”, indicó Maurilio Hernández.

En julio pasado, a dos meses de acabar la 59 Legislatura local, el PRI hizo uso de su mayoría para aprobar el ordenamiento que hoy fue abrogado. En aquella ocasión, los priistas justificaron que la modificación del sistema pensionario para la burocracia mexiquense, que pasaba de un fondo solidario a cuotas individualizadas administradas por Afores, daría viabilidad financiera al Issemym que prácticamente estaba en quiebra.

Esa ley, también planteaba que a partir del 1 de enero, las cuotas que aportan los más de 375 mil servidores públicos del Estado de México crecerían, pues pasarían del 12.125 por ciento del salario al 15.625 por ciento salario.

La aprobación de la Ley Issemym generó un rechazo casi generalizado de la burocracia mexiquense, que de inmediato se movilizó. Incluso algunos sindicatos que eran muy disciplinados como el de Maestros al Servicio del Estado, SMSEM externaron públicamente su repudio a la nueva ley.

Los diputados locales de Morena, electos en los comicios del 1 de julio, prometieron en aquel entonces, que llegando a la 60 Legislatura, echarían abajo la Ley Issemym, lo cual cumplieron tres meses después de haber asumido el cargo.