economía | 06 de Diciembre de 2018

En duda, que la baja de IVA e ISR compense la medida Foto Roberto García / La Jornada

Por

Por 

Susana González Gutiérrez / La Jornada
Ciudad de México, 6 de diciembre.- Duplicar el salario mínimo en la frontera norte, como anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, provocará un aumento en las obligaciones de las empresas, tanto por los impuestos sobre la renta (ISR) y el especial sobre producción y servicios (IEPS), como las cuotas patronales para las prestaciones sociales (IMSS e Infonavit), y también afectará a los trabajadores, porque actualmente quedan exentos del ISR los que ganan poco más que un minisalario, advirtió Luis Aguirre Lang, dirigente del Consejo de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index).

Con ello se afectará el beneficio que el gobierno federal pretende lograr con la reducción en las tasas del ISR y del impuesto al valor agregado (IVA) en la franja fronteriza para incentivar el consumo y con la cual estamos totalmente de acuerdo y nadie en su sano juicio puede oponerse, dijo.

Entre los 100 compromisos de gobierno que López Obrador anunció el sábado pasado en el Zócalo, el número 79 se refiere a la creación de una zona libre a partir del primero de enero de 2019 en la franja fronteriza de 3 mil 180 kilómetros con Estados Unidos, donde se duplicará el salario mínimo (actualmente es de 88.36 pesos diarios), se igualará el precio de los combustibles con el del vecino país y se reducirán las tasas del IVA (de 16 a 8 por ciento) y del ISR (de 38 a 20 por ciento).

Por eso debe cuidarse, insistió el dirigente empresarial, que la disminución en las tasas de impuestos ayude a compensar el incremento en prestaciones y las contribuciones que generará la duplicación del salario mínimo, para que no se afecte la competitividad y los costos de operación de todas las empresas que operan en la zona, sean industriales, comerciales y de servicios, ni se mermen las percepciones de los trabajadores, lo cual es contrario a lo que está buscando el Presidente de la República.

El incremento a los minisalarios, admitió Aguirre Lang, genera incertidumbre entre los empresarios, en particular en los de la industria maquiladora de exportación, porque muchos tienen sus plantas en la frontera norte, así que están a la espera de conocer cómo se instrumentará la medida.

Lo único que conocemos es que ya se presentó una propuesta ante la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), con la argumentación técnica y económica, pero desconocemos cómo se va a manejar el tema de la carga tributaria para el patrón y el trabajador, pues obviamente puede generar un impacto negativo a la competitividad del costo de operación en México de las empresas en general, indicó.

Recordó que el sector que encabeza registró un superávit comercial de 62 mil millones de dólares en 2017, cifra que duplica tanto la IED como las remesas recibidas ese año y triplica las divisas turísticas.

Planteó que debe disminuirse el pago de las retenciones tributarias relacionadas al salario mínimo.