Chihuahua | 06 de Diciembre de 2017

“Me he quedado solo en esta posición frente a los otros 31 gobernadores de estados”, expuso el panista Foto Gobierno de Chihuahua

Por

Por 

Rubén Villalpando, corresponsal La Jornada

Ciudad Juárez, 6 de diciembre.- “La hicieron a las prisas, está mal hecha... Me disculpo si algunos compañeros panistas participaron en su creación, pero en verdad es incoherente”, afirmó el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, sobre la Ley de Seguridad Interior aprobada por la Cámara de Diputados la semana pasada y en análisis para su aprobación en el Senado.

Durante un evento en la ciudad de Chihuahua, Corral Jurado exhortó al Senado y a los senadores por Chihuahua en específico, “a revisar la polémica Ley de Seguridad Interior, misma que es un ataque a los derechos humanos y la soberanía de los estados al institucionalizar la intervención de las Fuerzas Armadas”

Aunque el mandatario agradeció la ayuda militar en tareas de seguridad pública, considera un error ley, la cual, detalló, está "hecha a la carrera", porque desincentiva la profesionalización y dignificación de las policías locales y estatales.

Durante la presentación de su posicionamiento en contra de la Ley de Seguridad Interior, Corral aseguró que lo hacía “en el nombre de mi soledad, porque me he quedado solo en esta posición frente a los otros 31 gobernadores de estados”, considerando que no los demeritaba por ello, pero también tenía su derecho a expresar su posición personal.

Insistió en que el Senado debe revisar la ley con cuidado, con responsabilidad y sobre todo con "un mandato que el Senado tiene de ser la salvaguarda del pacto federal y defender la soberanía de los estados ante el gobierno central y esta ley es invasiva de la soberanía del estado de Chihuahua".

Corral Jurado aseveró su convencimiento de que la profesionalización y dignificación policial es "lo que debe llevarnos a obtener mejores resultados" en segurdidad, y en este sentido consideró que la nueva Ley de Seguridad Interior, que pretende dotar de un marco legal a la actuación de las Fuerzas Armadas del país "que con tanto valor y patriotismo han trabajado en los últimos años por el país", constituía un ataque a las policías municipales y estatales.

Reiteró su preocupación ante la ley porque además de no garantizar una profesionalización de los elementos policiacos tanto municipales como estatales establece la intervención del ejército en situaciones de protestas sociales.

“Da pie a que los estados y municipios se crucen los brazos en materia de seguridad y profesionalización de los policías, establece una intervención que tiene el Ejército, nos preocupa las fuerzas civiles, ahora resulta que también les tenemos que construir los cuarteles”, enfatizó.