méxico | 06 de Junio de 2018

Los integrantes de las Fuerzas Armadas actuaron el Manual de Uso de la Fuerza para dispersar la multitud y evitar un altercado que "pudo haber resultado en consecuencias de otra naturaleza", afirma la institución. Foto captura de pantalla

Por

Por 

Gustavo Castillo García y Emir Olivares / La Jornada

Ciudad de México, 6 de junio.- La Secretaría de Marina Armada de México (Semar) informó que algunos de sus integrantes fueron objeto de ataques verbales y físicos por un supuesto grupo de manifestantes en Ciudad Guzmán, Jalisco (uno de los bastiones del cártel Jalisco Nueva Generación), y aunque "fueron agredidos de manera directa mientras trasladaban a un elemento naval que, por la naturaleza de sus heridas, requería primeros auxilios de manera inmediata", solamente realizaron disparos al aire para disuadir a los atacantes.

Los marinos circulaban "a bordo de vehículos oficiales por una avenida en Ciudad Guzmán, cuando recibieron agresiones directas del citado grupo, quienes presuntamente se manifestaban por la presencia de elementos de esa institución en Jalisco".

En tanto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos demandó que se esclarezcan los hechos ocurridos el lunes en esa ciudad, cuando civiles que participaban en una manifestación se enfrentaron y agredieron a varios elementos de la Semar.

El organismo reprobó estos hechos de violencia e instó a las autoridades competentes a realizar una investigación pronta, objetiva e imparcial de todas las conductas, a efecto de que no queden impunes, incluidas las agresiones contra los marinos

Conforme a la versión de la Semar, los efectivos fueron agredidos con piedras y otros objetos "por más de un centenar de personas, quienes presuntamente realizaban una manifestación", luego, las camionetas fueron vandalizadas, señalaron mandos navales.

"Ante esta situación, el personal actuó de manera disuasiva, con base en el Manual del Uso de la Fuerza de Aplicación Común de las tres Fuerzas Armadas, con el fin de disminuir el nivel de la agresión y reducir el peligro de bajas de civiles y de personal naval, por lo que al ver que su vida se encontraba en peligro efectuaron disparos disuasivos al aire para dispersar a la multitud y evitar se generara un altercado, que pudo haber resultado en consecuencias de otra naturaleza".

La institución señaló que los elementos no repelieron las agresiones físicas y verbales de los manifestantes, incluso cuando fueron agredidos de manera directa.

En un comunicado de prensa, la dependencia condenó "enérgicamente cualquier acto que atente contra la sociedad mexicana; además, respeta el derecho de los ciudadanos para organizarse y manifestarse libremente, sin dañar a terceros".