Chihuahua | 06 de Junio de 2018

Diversas organizaciones civiles del estado de Chihuahua exigieron al gobierno federal y estatal realizar una auditoría ambiental a Minera Río Tinto, responsable del derrame de residuos peligrosos en Urique. Foto La Jornada

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, 6 junio.- Organizaciones civiles denunciaron que desde hace dos meses y 15 días, solicitaron al gobierno federal y estatal que revisaran la presa de jales (desechos) de la Minera Río Tinto que presentaba derrames y cuarteaduras que ya causaban daños al medio ambiente, de acuerdo a la Red en Defensa de los Territorios Indígenas de la Sierra Tarahumara (Redeti) en un comunicado.

En la ciudad de Chihuahua, un grupo de tarahumaras se presentó hace dos semanas para hacer la denuncia y no fueron atendidos por autoridades estatales y federales que fueron negligentes y omisas, informan.

Diversas organizaciones civiles del estado de Chihuahua exigieron al gobierno federal y estatal realizar una auditoría ambiental a Minera Río Tinto, responsable del derrame de residuos peligrosos en Urique.

Agrega la ONG que defiende a integrantes de la etnia tarahumara y de otros grupos que “Exigimos al Estado mexicano que se realice una auditoría ambiental a la empresa minera, que se sancione a los responsables del siniestro y se remedie el daño ecológico lo antes posible”, manifestó la Red en Defensa de los Territorios Indígenas de la Sierra Tarahumara.

La Redeti exhortó a las autoridades a priorizar el respeto y resguardo de los territorios indígenas afectados por las actividades de las concesionarias mineras que han generado un daño ambiental en sus comunidades.

También se pidió a la Federación que se abstuvieran de otorgar más concesiones y que incluso suspendan o cancelen permisos de explotación de minas y agua, y que a su vez se otorguen licencias de construcción de obras turísticas y de infraestructura.

Respecto al desprendimiento del muro de contención de la presa de jales ocurrida el lunes anterior, las ONGs exigieron remediar lo antes posible el daño ecológico. ya que “la explotación minera a cielo abierto es sumamente dañina para el medio ambiente, para la flora y fauna y personas que habitan cerca de las minas”, expresó.

Solicitaron expulsar de México a las empresas mineras por “homicidas y ecocidas”. Pidieron que se les multara por 'violar la ley', reparen los daños ocurridos y ofrezcan una disculpa pública, así como exigir la destitución de funcionarios públicos federales y estatales responsables.

Mientras que los familiares de los mineros desaparecidos tras el desbordamiento de una presa de jales de la mina Cieneguita, esta tragedia es parte de una omisión de las autoridades a cargo de la misma.

A pesar de que días pasados “la estructura había presentado fallas, esto no fue motivo para que los trabajadores suspendieran sus actividades, derivando en la tragedia que aún tiene en vilo a los seres queridos de siete personas desaparecidas, y que, para algunos, a estas alturas, no hay esperanza de encontrarlos con vida”, relataron familiares de las víctimas.

Una de las afectadas, Guadalupe Chávez, quien dijo ser esposa de Juan Escalante, de 26 años, y quien permanece desaparecido, aseguró en entrevista telefónica desde el lugar de los hechos “que los encargados de la zona de trabajo sabían que la presa estaba mal hecha, de pura tierra y sin materiales buenos y aún así los mandaron a trabajar (a los mineros)”.

Para la esposa y madre de un niño de casi tres años, desde el lunes que se enteraron del hecho han vivido momentos de desesperanza, pues según detalló, hasta el momento muchos de quienes se encuentran en el lugar sólo pueden observar y esperar lo peor.

“Nosotros estamos buscando por los lugares donde bajaron todos los desechos, hay mucha gente aquí de los pueblos, pero no podemos hacer más. Ahorita los rescatistas están entrando a los lugares sin acceso”, comentó.