Chihuahua | 06 de Abril de 2018

El obispo de El Paso, Texas, Mark J. Seitz, se opone al envío de tropas a la frontera con México, ya que dice, la región no se encuentra bajo ninguna crisis ni desastre natural o amenaza armada. Foto Carlos Figueroa / archivo La Jornada

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, 6 de abril.- El obispo de El Paso, Texas, Mark J. Seitz, se opone al envío de tropas a la frontera con México como pretende hacer el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, porque la región no se encuentra bajo ninguna crisis, desastre natural o amenaza armada.

“Yo vivo en la frontera y mi ciudad es año tras año una de las más seguras del país y se les pide a estas tropas que dejen a sus familias y su empleo para venir a nuestra frontera, donde pueden luchar contra el viento. Aquí no encontrarán combatientes enemigos, solo personas pobres que buscan vivir en paz y seguridad”, dijo en entrevista.

El obispo que cada año oficializa una misa en el río Bravo, acompañado de al menos cuatro obispos más de la región, agregó: “Aquí no encontrarán fuerzas de oposición, sólo personas que buscan vivir en armonía con los miembros de su familia, sus vecinos, socios y compañeros en ambos lados de la frontera”.

Por su parte la Comisión de Migración de la Diócesis de la Iglesia Católica de El Paso tildó de inmoral y peligroso el plan de traer a la Guardia Nacional a esta frontera.

Aparte, el alcalde de El Paso, Donald ‘Dee’ Margo, aseguró que esta frontera no necesita la presencia de tropas de la Guardia Nacional para mantener la seguridad, puesto que es una de las regiones más seguras del país.

Considera que la falta de entendimiento sobre la dinámica y realidad que vive la frontera obliga al gobierno federal a designar personal militar para que resguarde un territorio donde existe control y donde se construyó una valla fronteriza.

El funcionario reiteró además los fuertes e inquebrantables lazos comerciales, familiares y culturales que esta ciudad mantiene con México.

“Este no es un asunto político. Se trata de lo que es mejor para nuestra comunidad y lo que puedo hacer en beneficio de esta región”, dijo Margo.

Trump cumple promesa de campaña: subsecretario

Por su parte, en Juárez, el subsecretario de gobierno del estado de Chihuahua, Ramón Galindo Noriega expuso que “el hecho de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump haya movilizado tropas a las fronteras de México para evitar que crucen indocumentados, es para el gobierno del estado una justificación política por parte del primer mandatario de ese país. “Es manera de cubrir la promesa incumplida de campaña”.

“La decisión del presidente Donald Trump de militarizar la frontera tiene que ver con un problema político con el Congreso de su país que no termina de aprobarle los recursos para construir el muro que prometió en su campaña”, dijo el representante del gobernador.

Señaló que Trump está optando por respuestas alternativas que permitan justificar que no hay muro pero que ahora va a pretender establecer un muro militar, y que esto es sin duda es un mal mensaje para la frontera.

“Reitero que aquí nuestra relación ha sido siempre gran colaboración de gran amistad y obviamente no nos gusta este tipo de medidas. Nos gustaría que en lugar de estar gastando tanto dinero en el muro, en separaciones, en ejércitos, se invirtiera más en desarrollar el sur de su frontera.

Finalmente la preocupación del presidente Trump es el flujo migratorio y la mejor manera de combatirlo es mejorando las condiciones de la economía y la vida al sur de su frontera, eso les sería hasta más barato que lo que están gastando en este momento”, dijo Galindo Noriega.

Comentó que seguirán abonándole a una buena relación con los vecinos del norte y les parece que es una agresión más a México que no merecemos porque siempre se le ha tratado con respeto y así lo seguirán haciendo.

Con relación al cuerpo militarizado que estará al bordo del Río Bravo, dijo que no considera que vaya a ver ninguna diferencia.

“Si ya existe una malla, y que haya soldados del otro lado no hace ninguna diferencia, es un gasto inútil que solamente busca un impacto político; es una justificación política porque no ha podido tener una relación con el Congreso de los Estados Unidos.

No va a ser ninguna diferencia, ya hay policía migratoria, ya hay una maya, hay una vigilancia a través de cámaras y sensores para detención de túneles, solo busca justificarse políticamente”, subrayó.