espectáculos | 06 de Abril de 2018

Escenas del largometraje en las que aparecen Adrián Ladrón, arriba; Julio Casado y Manuel Ojeda, abajo a la izquierda, y Gabino Rodríguez, Hernán Mendoza, Andoni Gracia, Adrián Ladrón y Juan Carlos Flores, abajo a la derecha Foto La Jornada

Por

Por 

Juan José Olivares / La Jornada

Ciudad de México, 6 de abril.- En la década de 1970, en el penal de Santa Marta Acatitla, se creó un programa de reintegración social en el plano deportivo: la formación de un equipo de futbol americano.

No cualquiera entraba a la escuadra, mucho menos podía ser titular.

Los Perros era el nombre del conjunto que representaba a esa penitenciaría.

A los que formaban el equipo también se les conocía como los de la 4ª Compañía: escuadrón que controlaba los vicios y privilegios en la cárcel.

Cuenta la historia que por las noches los jugadores salían, no como quaterback, safety, linebacker o alguna otra posición de ese deporte. Algunos de ellos se ausentaban del resguardo para formar una banda delictiva con el permiso, no solo del director de la penitenciaría, sino del jefe de la policía del entonces Departamento del Distrito Federal, un tal Arturo Durazo Moreno, amigo cercano del presidente José López Portillo.

La 4a Compañía se dedicaba al robo de autos y a los asaltos bancarios.

Esta historia la encontró Amir Galván Cervera. Realizaba un documental en el penal. Al final halló la posibilidad de hacer un largometraje de ficción. Propuso a Mitzi Vanessa Arreola escribir el guión, que en opinión de los dos, debería filmarse en esa cárcel y con sus internos. Ella buscó asesoría de Felipe Cazals y Marina Stavenhagen para curar el texto. Luego, junto con Galván, se lanzó a la empresa de dirigir la película.

Trabajo con los reos
Comenzaron con la creación de un taller de apreciación de cine para los internos.

La idea, cuenta Mitzi Vanessa Arreola a La Jornada, era que conocieran cómo se hace una película, que entendieran la función de cada personaje en el set de filmación, y también, que se detonara en ellos la comprensión, el respeto y el apoyo en el trabajo.

No solo los internos tuvieron un camino para ser parte del largometraje, sino el protagonista ganó su papel a partir de su trabajo con internos.

Explica que se hizo una terna de tres actores que podían representar el personaje principal. La prueba: convivir con los presos y compartirles técnicas de actuación. A su vez, ellos ofrecerían sus vivencias para enriquecer la construcción del rol.

Adrián Ladrón se quedó con el personaje. Ganó el papel y por esa actuación, también el premio Ariel que otorga la academia mexicana de cine, que consideró el año pasado a La 4ª Compañía la mejor película, y la cual comenzó ayer exhibición comercial distribuida por la cadena Cinépolis.

Al terminar el proceso del filme, relata Mitzi Vanessa Arreola, se sintió como el preso que acaba de salir de la cárcel...

Comenta que fueron años de dedicación, de autoexigencia. Era su primer guión de largo.

Al venir de una historia real, me ponía ante una gran responsabilidad, afirma.

En la cárcel, mucha gente llega para darse cuenta de quién es... o de que no es nada. Esto fue una de las frases que le comentó Felipe Cazals.

Estuve en la cárcel desde que comencé a escribir la historia, y mientras avanzaba en el proceso de creación me iba reconociendo y transformando, afirma.

Dice sentirse identificada con el personaje central (Adrián Ladrón), quien cree que sus posibilidades de libertad están en el futbol americano. Al final, pierde la inocencia de la misma forma que nosotros la perdimos en términos de lo que es hacer cine.

La 4a Compañía habla no sólo de la pérdida de la inocencia, sino de la crisis de las instituciones, de la corrupción en los funcionarios... son varios temas que se cruzan.

Algo fundamental en la producción, asevera Mitzi, fue que, además de las contingencias que se tuvieron para filmar (como la enfermedad grave de uno de los actores, lo que obligó a rodar en dos etapas), nunca olvidaron que su setprincipal no era un plató cualquiera.

Aunque éramos unas figuras más de la penitenciaria y la gente nos identificaba y sabía que queríamos hacer una película, fue muy demandante filmar en ese sitio. Cierto que tuvimos una serie de aliados, como autoridades e internos..., pero eso era sólo la entrada.

Porque, explica, ahí estás en un nivel de tensión; sabes que adentro eres un ser vulnerable, y eso no lo puedes olvidar.

Por lo complejo del proyecto fue mejor que los dos dirigiéramos. Hubiera sido devastador que uno solo lo hubiera hecho. Nos teníamos el uno al otro. Cuando uno perdía la esperanza, el otro lo contagiaba de fuerza interior.

El filme, que cuenta con las actuaciones de Hernán Mendoza, Manuel Ojeda, Andoni Gracia, Gabino Rodríguez, Carlos Valencia, Guillermo Ríos, Darío T. Pie, José Sefami, Waldo Facco y Jorge Roldán, entre decenas de internos, llega a 294 pantallas con sus 10 premios Ariel y su buen periplo por varios festivales.