Chihuahua | 06 de Marzo de 2017

Foto especial

Por

Por 

Rubén Villalpando, corresponsal

Ciudad Juárez, 6 de marzo.- Los alcaldes de los seis municipios del estado que rechazan someter a sus policías preventivos a pruebas de evaluación y control, negaron este domingo tener nexos con el crimen organizado, como especularon autoridades estatales; además, aseguraron que sus elementos ya fueron certificados por las instancias correspondientes, como ordena la ley.

Incluso, los munícipes de Nuevo Casas Grandes, Gómez Farías, Casas Grandes y Temósachic anunciaron que interpondrán una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) contra el gobierno del Chihuahua por intervenir en sus administraciones sin tomarlos en cuenta y violando la autonomía municipal.

David Martínez Garrido, alcalde de Nuevo Casas Grandes; Yesenia Guadalupe Reyes Calzada, de Casas Grandes, y Jesús Noé Mendoza, de Gómez Farías, rechazaron tener ligas con criminales y no descartaron que algún elemento policiaco los tenga; además, en la última evaluación "todos (los efectivos) salieron acreditados", afirmaron.

La toma de control de las policías municipales por 300 agentes de la Policía Estatal Única en Nuevo Casas Grandes, Casas Grandes, Madera, Ignacio Zaragoza, Gómez Farías y Temosachic, generó protestas de 230 agentes preventivos, citados a un curso de capacitación en la ciudad de Chihuahua, antes de los exámenes de control, por la cual los alcaldes se niegan a acatar la orden de la Fiscalía y de la policía estatal de trasladar a sus elementos a certificación, al considerar que el gobierno del estado no respetó su autonomía.

Ayer, al menos cuatro de los seis ediles adelantaron que recurrirán a la SCJN para que analice el conflicto de competencias, tras el acuerdo que emitió el gobierno del estado el 18 de febrero para sustituir a los ediles en el mando y formación de las policías locales.