mundo | 06 de Febrero de 2019

El organismo de Naciones Unidas considera urgente fortalecer el sistema de asilo. Foto Víctor Camacho / Archivo La Jornada

Por

Por 

Ana Langner / La Jornada

Ciudad de México, 6 de febrero. La mayoría de las personas que ingresan por la frontera sur de México, tienen necesidad como refugiados, indicó el Representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en México, Mark Manly.

La agencia de la ONU para los refugiados dio a conocer los resultados de un ejercicio de monitoreo que constó de entrevistas realizadas el 21 y 25 de enero sobre las necesidades protección de las personas que se encontraban en el Puente Internacional de Ciudad Hidalgo, Chiapas. El trabajo se realizó en coordinación con el Programa Casa Refugiados (PCR).

De las 998 personas entrevistadas, únicamente 35 por ciento, era parte de la “caravana”, el resto llegó a la frontera en grupos más pequeños. En tanto, 63 por ciento indicó que entre las razones que lo llevaron a dejar su país de origen se encontraba el haber sido víctima de la violencia, o bien, por el temor por la situación de la violencia.

A su vez, 70 por ciento manifestó que de regresar a su país, enfrentaría un riesgo contra su vida, integridad o libertad y/o que estaría en riesgo por la situación de violencia.

No obstante a lo anterior, sólo 7 por ciento de las personas entrevistadas indicó haber solicitado asilo en México. Entre los argumentos expuestos se encuentran la desinformación o el desconocimiento; porque están en tránsito hacia otro país; porque están considerando hacerlo o porque el procedimiento es largo.

“Estos hallazgos permiten ver que la mayoría de las personas que están ingresando al país por esta frontera, ya sea en grandes grupos o en grupos pequeños, tienen necesidades de protección como refugiados, pues han salido de sus países por situaciones de violencia o persecución. Siendo así, es muy importante fortalecer los esfuerzos con las autoridades para brindar protección a estas personas.”, expuso Mark Manly.

De las personas entrevistadas, 75 por ciento eran de Honduras; 13 por ciento de Guatemala; 9 por ciento de El Salvador y 3 por ciento, de Nicaragua.amente 35 por ciento, era parte de la “caravana”, el resto llegó a la frontera en grupos más pequeños.