méxico | 05 de Diciembre de 2018

Si se realiza en la elección intermedia Morena saldría beneficiado: tricolor. Foto José Antonio López

Por

Por 

Enrique Méndez y Roberto Garduño / La Jornada
Ciudad de México, 5 de diciembre.- El bloque PAN-PRI-PRD en la Cámara de Diputados anunció que no otorgará sus votos para aprobar las reformas a la Constitución en materia de consulta popular y revocación de mandato. No van, replicó el panista Juan Carlos Romero Hicks.

En tanto, los priístas demandaron que la consulta para revocar el mandato presidencial no se realice en la elección federal intermedia y que la organice el Instituto Nacional Electoral (INE).

Esa posición irreductible recibió una respuesta desde la coordinación de Morena: el presupuesto de los partidos representados en San Lázaro se reducirá 30 por ciento.

Además, el PT reclamó al bloque opositor porque la consulta popular y la revocación de mandato significan el ensanchamiento de la democracia, otorgaría decisión al pueblo en general; pretender impedirlo es síntoma de degradación y preservación de privilegios, que ya son inadmisibles en este país.

La actitud de los tres partidos de oposición se corresponde con los equilibrios que se han perfilado en el Congreso en días recientes.

Las iniciativas de reforma constitucional que requieren el voto de las dos terceras partes deberán pasar por la negociación entre Morena y aliados con alguno de los dos partidos capaces de aportar los votos necesarios para su cometido, ya sea PAN o PRI.

Ahora, Morena, el partido del presidente de la República, está atrapado por los intereses que tanto panistas como priístas interpongan para entregar sus votos y alcanzar la mayoría calificada.

Ayer, el coordinador del PAN, Romero Hicks, perfiló, con un dejo de ironía, lo que será la postura de su partido en la negociación política en los temas antes citados:

–¿Cómo va el asunto de la consulta popular y la revocación de mandato?

–No va. No va. Se van a buscar consensos. No va.

–Entonces, ¿para cuándo queda?

–No hay una fecha, se va a buscar un diálogo para construir un acuerdo.

– ¿Y en el asunto de la fiscalía?

–También.

–¿Y del fuero, que ya la enviaron mejor al Senado?

–El fuero ya se mandó y se archivó aquí y el Presidente no se dio cuenta de que ya está una iniciativa en el Senado.

En el priísmo, el coordinador René Juárez Cisneros solicitó a sus compañeras Dulce María Sauri y María Alemán un análisis comparativo de la postura del PRI en materia de consulta popular y revocación de mandato, y la iniciativa de reforma constitucional de Morena.

También en esas filas se reveló que el coordinador de Morena, Mario Delgado, se ha acercado llevando como mecanismo de presión –para obtener los votos aprobatorios necesarios– el anuncio del recorte al gasto de los diputados: Hasta ahí llega, no dice más; que nos avise cuando recorte, pero no aceptaremos ese chantaje, se dijo a este diario.

Para los priístas resulta intransitable que se someta a consulta popular la permanencia del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, durante el proceso electoral federal intermedio, porque resultaría en un respaldo aún mayor a Morena, y la organización correspondería al INE.