deportes | 05 de Diciembre de 2017

Vianney posando con un par de preseas doradas durante la entrega de becas del Consejo Británico a atletas del deporte adaptado Foto Juan Manuel Vázquez

Por

Por 

Rosalía A. Villanueva, La Jornada

Ciudad de México, 5 de diciembre.- Una intoxicación por alimentos en el hotel sede no frenó las aspiraciones de Vianney Trejo para agenciarse el oro en el Mundial de Para Natación, en una jornada en la que México sumó la plata de Diego López y el bronce de Luis Andrade, en la alberca olímpica Francisco Márquez, donde prevalece el dominio chino.

Trejo cronometró 1.21.00 minutos, seguida de la egipcia Ayaallah Tewfic (1.22.97) y la estadunidense Sophia Herzog (1.25.78) en 100 metros libre S6, para capturar su segunda presea del certamen, tras la plata lograda el sábado. No me lo esperaba, estoy emocionada y temblando, comentó la capitalina, a quien todavía le faltan cinco pruebas más y retirarse con la frente en alto, por un problema en la cadera.

Por la mañana, los focos rojos se encendieron, pues el entrenador José Peláez informó que Vianney estaba indispuesta y se unió a la baja de Neli Miranda, quien desde el domingo había sufrido espasmos y decidieron que no participara en las eliminatorias de 100 metros.

Otro de los afectados fue Andrade, a quien se le bajó la presión y se desmayó la noche del domingo tras ganar la presea de bronce, metal que repitió este lunes en los 50 libre S8 (27.66), que ganaron los chinos Haijiao Xu (26.87) y Guanglon Yang (27.26).

Después, Diego López ganó plata en 200 libre S3 (3.19.85). China se agenció la prueba.

Peláez urgió la necesidad de aplicar las ciencias del deporte para estar en la élite, como lo realizan otros países, porque la clave, afirma el técnico mexicano de origen cubano, no sólo es presupuesto, competir y hacer viajes, sino entrenar hacia Tokio 2020.

En el gimnasio Juan de la Barrera, otra china, Lingling Guo, tenía a los competidores asombrados. Desde su primer intento, la joven estaba segura de que rompería el récord mundial y lo cumplió, con los 110 kilogramos que logró en la segunda oportunidad, para dejar atrás la marca de su compatriota Dandan Hu, con 108, en la división de 45 kilos, impuesta en Río de Janeiro 2016.

En tanto, la mexicana Laura Cerero vio frustrados sus esfuerzos para levantar 80 kilos.

Otra marca del orbe en Para Powerlifting fue del vietnamita Le Cong, con 181 kilogramos en la división de 49 kilos.