espectáculos | 05 de Noviembre de 2017

Federico Scorticati nació hace 105 años, el 6 de noviembre de 1912, en La Unión en Montevideo, Uruguay Foto Cortesía

Por

Por 

Notimex

Uruguay, 5 de noviembre.- El bandoneonista y compositor uruguayo Federico Scorticati es recordado por su conocimiento de los más sutiles mecanismos del instrumento que lo acompañó a lo largo de su vida, convirtiéndolo en uno de los más grandes exponentes.

Federico Scorticati nació hace 105 años, el 6 de noviembre de 1912, en La Unión en Montevideo, Uruguay, sin embargo con sólo dos años se trasladó con su familia al barrio de Villa Dominico, en Buenos Aires, Argentina, donde disfrutó su infancia.

A los 10 años debutó como bandoneonista en un cine de su barrio, en el que animó bailes que solían seguir a los cuadros filodramáticos del infaltable grupo local amateur de teatro, en los que no se admitía la ejecución de tangos, si acaso uno o dos por noche.

De acuerdo con el sitio electrónico “todotango.com”, al poco tiempo, su padre lo llevó a la Radio Nacional, hoy Radio Belgrano, donde artistas como los cantantes Charlo y Rosita Quiroga asistían, y donde formó un trío estable, en el que estaba a cargo del bandeón, acompañado por Armando Baliotti al piano y Fausto Frontera en el violín.

Justo en esa época también actuó en el cuarteto de los hermanos Roberto y Teodoro Guisado; además de que Cayetano Puglisi lo presentó a Roberto Firmo con quien estuvo dos años actuando en el cine Paramount hasta la llegada del cine sonoro.

En 1928, cuando contaba con 16 años, que pasó a ser el primer bandoneón del octeto de Cayetano Puglisi, al lado de Pascual Storti y Horacio Gollino; en violines Puglisi, Octavio Scaglione y Mauricio Mise; en el piano Alberto Cosenza y José Puglisi en contrabajo; los estribillistas eran Pedro Lauga y Fernando Díaz, más tarde se convirtió en sexteto y el cantante fue Roberto Díaz.

Ese mismo año formó un trío con Osvaldo Pugliese al piano y José Gallastegui al violín, que acompañó las actuaciones de Adhelma Falcón y Charlo. Un año más tarde comenzó a organizar varios conjuntos propios, lo cual lo llevó a armar una orquesta en 1932 con la que actuó en Radio Rivadavia y en Radio Belgrano.

Már tarde, fue músico estable del sello Victor, donde grabó con todas las orquestas de dicha empresa, además dirigió la Orquesta Típica Víctor de 1935 a 1941.

También trabajó para el sello Odeon con Juan Maglio, entonces director del trío de bandoneones en el que participaron Gabriel Clausi y Ernesto Di Cicco, del cual se desprendieron temas como “Ella vive en mi memoria”, de Maglio, y “Lluvia de penas”, de Clausi; y los tangos “Chitita”, de Maglio, y “En capilla” también de Clausi.

De acuerdo con medios argentinos, entre otras actuaciones, colaboró con las orquestas de Roberto Firpo, Francisco Canaro, Osvaldo Fresedo, brevemente con la de Julio De Caro "su favorita", según señaló en una entrevista para el diario “Clarín”.

Después pasaría 11 años en la orquesta de Carlos Di Sarli y grabó una versión de “El choclo", la única variación de bandoneón que quedó registrada en la historia del conjunto.

Durante los años 60 radicó en Mar del Plata, aunque dedicado a otros menesteres no pudo abandonar el tango y formó un conjunto llamado Los Notables del Tango, con el cual registró dos tangos, ambos en colaboración con Juan Canaro: “Nochebuena en Tokyo” y “Bonjour París”, en el sello Ruiseñor.

Realizó cuatro viajes a Japón, el primero llamado por el pianista Carlos García, el segundo formando parte de la Orquesta Símbolo Francisco Canaro, el tercero en 1991, nuevamente con Carlos García y el cuarto en 1996, integrando el Quinteto Canaro, dirigido por Antonio D'Alesandro.

La emisora uruguaya “Del Sur” lo recuerda además vinculado a distinguidas orquestas como las de Roberto Firpo, Cayetano Puglisi, la Típica Víctor, Carlos di Sarli y Francisco Canaro, en la que conoció a Carlos Gardel, a quien acompañó en muchas grabaciones.

El investigador argentino Oscar Zucchi describió a Scorticati como “uno de los mas altos exponentes de la técnica bandoneonistica de la historia del tango. Aportaba una notable expresividad, condiciones que con el tiempo fue acrecentando y sazonando”.

Además de reconocer su inconfundible sonido, “un particular acento que sólo los grandes poseen, va desde la llamativa brillantez sonora a los sugerentes tonos del toque perlado cuando el clima del tema así lo sugiere”.

Su obra como compositor llegó varias veces al disco, para ejemplo piezas como “Plumitas”, con letra de Luis Rubistein; “Bendición”, en colaboración con Pascual Storti, “Alma” y “Romance”, ambos con letra de Juan Sarcione; “Cansancio” y “Desesperanza”, con letra de Manuel Meaños.

Así como “Confidencia”, con letra de Juan Bautista Abad Reyes, “La torcacita [b]” (ranchera), “Tango milonguero” (también titulado “Tango de arrabal”), “Bandoneón de mis amores”, “Como pelea de novios” (milonga), con letra de Avlis, “Por quererte así”, con letra de Celedonio Flores, “Canto al tango”, con letra del propio Scorticati.

Larga fue su trayectoria y notable su evolución, así como su notable adoración al bandoneón hasta el día de su muerte, registrada el día el 2 de julio de 1998.

Sondeo

¿Quién es responsable del incremento de homicidios en Tijuana y el estado?