méxico | 05 de Noviembre de 2017

Más allá de la elección presidencial, en 2018 se avizora una competencia muy reñida por nueve gubernaturas. Foto INE

Por

Por 

Alma Muñoz, Fabiola Martínez y Georgina Saldierna, La Jornada

Ciudad de México, 5 de noviembre.- Más allá de la elección presidencial, en 2018 se avizora una competencia muy reñida por nueve gubernaturas. A la disputa entre el Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) –este último de la mano del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), a través del Frente Ciudadano por México (FCM)– se suma Morena, que con sólo tres años de existencia se perfila como el principal partido de la izquierda.

En la definición de quienes serán los candidatos a los gobiernos estatales, el más aventajado es Morena, que bajo la figura de coordinador de organización territorial ya designó a sus abanderados. Le sigue el PRI, el cual recurrirá a las convenciones de delegados, que no es más que una manera de presentar las decisiones cupulares.

El FCM aparece como el más atrasado en ese proceso, pues sigue negociando los mecanismos de selección y qué posiciones serían para cada uno de los partidos involucrados. En caso de no llegar a un acuerdo, el PAN prevé designaciones y eventualmente alguna elección entre militantes. Pero ello se dará a conocer en las próximas semanas.

A siete meses de los comicios, Morena se apresta a disputarle al frente –si logra convertirse en coalición electoral–, las entidades gobernadas por el PRD: Ciudad de México, con Claudia Sheinbaum, y Tabasco, con Adán Augusto López. También busca hacerse de la gubernatura de Morelos, con el senador Rabindranath Salazar, aunque en este caso la lucha no sólo será contra el perredismo gobernante, sino también contra Cuauhtémoc Blanco, quien se prefigura como abanderado del Partido Encuentro Social y con posibilidades de triunfo.

En Veracruz, la disputa será entre Morena, con Cuitláhuac García, y el panismo aliado al partido del sol azteca y MC, con Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del actual gobernador. No se descarta que el PRI intente meterse a la pelea, aunque los escándalos de corrupción del ex gobernador Javier Duarte le han generado muy mala imagen.

El tricolor, por recuperar estados

Por lo que hace a Puebla, Guanajuato y Yucatán, se estima que la competencia por las gubernaturas será entre PRI y PAN. Los priístas pretenden recuperar los dos primeros estados, ahora en poder del blanquiazul, y mantener en sus manos el tercero.

Llama la atención el caso poblano, pues entre los interesados se encuentra la panista Martha Érika Alonso, esposa del ex gobernador y aspirante presidencial Rafael Moreno Valle, así como el senador Javier Lozano. Los analistas políticos no desechan la posibilidad de que Morena logre ingresar a la competencia con el senador Miguel Barbosa.

Dado el predominio del PAN en Guanajuato, se prevé que este partido será el que ponga al candidato de la alianza en dicha entidad. Entre los interesados se encuentran el senador Fernando Torres y el ex secretario de Desarrollo Diego Sinhue, a quien se ubica como el favorito del gobernador Miguel Márquez.

En Jalisco, el FCM impulsa al alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, y a quien desde ahora se le ve como el candidato a vencer. Por parte del PRI se menciona entre los interesados al senador Arturo Zamora, quien ya fue abanderado tricolor a ese cargo.

Cabe resaltar, sin embargo, que las definiciones en el frente dependen de su consolidación, la cual se tambalea por la riña entre panistas y perredistas para hacerse de la postulación presidencial.

Hasta ahora, el sol azteca pugna por nombrar abanderados en las tres entidades donde es gobierno: Ciudad de México, con Alejandra Barrales; para Morelos se menciona a Rodrigo Gayosso, hijastro del gobernador Graco Ramírez; y a la de Tabasco aspiran Gerardo Gaudiano y Fernando Mayans, entre otros.

El PVEM iría solo en Chiapas

El PRD también pretende la candidatura de Chiapas, con Diego Valera Fuentes, quien en febrero se sumó a sus filas, tras renunciar al PVEM. Ahí el PRI podría ir solo a la elección, pues el Verde ha manifestado su intención de no coaligarse con aquel. De los señalados para abanderar el esfuerzo pevemista se encuentra el senador Luis Armando Melgar.

Para Morena son claves los triunfos en Ciudad de México y Veracruz, donde han registrado un crecimiento electoral muy significativo.

En corrillos políticos se comenta que la postulación del PRI en la capital del país podría recaer en Enrique de la Madrid, Aurelio Nuño o José Narro, secretarios de Turismo, Educación y Salud, respectivamente, en caso de que no sean nominados a Los Pinos, y en un intento por salir del cuarto lugar en el que se encuentran en las preferencias electorales.