Baja California | 05 de Septiembre de 2019

Hay creciente rechazo a los grandes albergues. Foto Víctor Camacho / La Jornada

Por

Por 

La Jornada BC

Mexicali, 5 de septiembre.- Aunque hay posturas encontradas respecto a la atención o posible inserción de migrantes a la sociedad bajacaliforniana, el rechazo la instalación de grandes albergues es creciente; hay quienes perciben discriminación en esa visión, y de ha llegado al calificativo de personas non gratas para los extranjeros en situación de migración.

En tanto residentes de 4 colonias de esta ciudad rechazan la instalación de un albergue para migrantes centroamericanos, el subsecretario federal de Empleo, Horacio Duarte, anunció que inaugurarán, en Tijuana y Mexicali, nuevos centros para atender a personas retornadas a México, que esperan asilo en Estados Unidos, o podrían integrarse a la sociedad bajacalliforniana.

Integrantes del Comité de Vecinos de las colonias Villafontana, San Marcos, 27 de Septiembre y Orizaba, se manifestaron en contra de que el gobierno federal instale un albergue en la calle H. Colegio Militar, aprovechando un galerón vacío, que antes era supermercado.

La directora del albergue Cobina, Altagracia Tamayo, se sorprende de que siendo Mexicali una ciudad de migrantes, igual que Tijuana, discriminen a “mujeres, hombres, niños, familias, y los etiquetan como rateros, drogadictos, sin ver su lado bueno”.

Los residentes de la zona aledaña al antiguo almacén, que se habilitaría como albergue, desde el 31 de agosto pasado, vía redes sociales informaron a los residentes aledaños su intención de organizarse para impedir la instalación del centro para migrantes.

En Tijuana, el Consejo de Seguridad Escolar de la Tercera Etapa del Rio Tijuana, que comprende 25 instituciones educativas, manifestó su rechazo a la habilitación del “Bazar Insurgentes” como albergue para 4 mil personas, argumentando que podría provocar un alza en la delincuencia y pondría en riesgo la seguridad de los alumnos.

Roberto Haro, coordinador de este Consejo, aclaró que “no estamos en contra de los migrantes; sabemos que es una situación social, sin embargo, hemos recibido llamadas de padres de familia que muestran su preocupación por los antecedentes que han dejado las caravanas migrantes, de suciedad y violencia”.

Por su parte, Duarte Olivares, durante una visita al muro fronterizo con EU, aseveró que el objetivo del gobierno mexicano es “dar un espacio para incluir laboralmente a los migrantes que están en nuestro país”.

Lo cual consideró “muy importante para que los migrantes ayuden a la economía de la región, en la frontera norte de nuestro país”.

El argumento que los vecinos contraponen es que en esa zona ya tienen problemas con personas non gratas –es decir, indeseables–deambulando, además de que no quieren que aumenten los robos en su entorno, ni haya problemas de salud por las condiciones que llegan los extranjeros.

Otra opinión es la del secretario general de Gobierno de Baja California, Francisco Rueda Gómez, quien considera que los ciudadanos inconformes deben ser escuchados antes de que la federación decida.

Propuso que se apoye a los 32 albergues para migrantes que están en Mexicali, Tijuana y Tecate, pues ellos tienen la experiencia y conocimiento en la recepción de foráneos.

La oposición no sólo se presenta en zonas urbanas. Hace semanas, residentes del ejido Michoacán de Ocampo en el Valle de Mexicali, reunieron firmas para oponerse a la instalación de un albergue, mientras en la ciudad, los inconformes dicen que el albergue debe estar fuera de la mancha urbana.

Para Rueda Gómez, a quien le quedan unos meses de ejercicio gubernamental, es necesario “escuchar las preocupaciones que tienen las personas, los ciudadanos, y atenderlos; no puedes como gobierno ir en contra de una opinión de rechazo de la sociedad”.

Anoche, los vecinos se reunieron para recabar firmas con el fin de presentar su petición formal para que no se instale el albergue para migrantes.

En tanto, Duarte, quien además de subsecretario de Empleo es coordinador de la estrategia de Atención a Migrantes, indicó que el objetivo del plan federal es revertir la estigmatización del fenómeno migratorio, y combatir la discriminación contra cientos de centroamericanos que permanecen en la zona.

Las instalaciones del centro estarían habilitadas no sólo para ofrecer alimentación, atención médica, capacitación y esparcimiento a los migrantes, sino se habilitarán oficinas para que los retornados de Estados Unidos tramiten documentos oficiales como el CURP temporal, la clave RFC en el módulo del SAT y el número de Seguridad Social en el módulo del IMSS.

Duarte recordó que hace un mes, la oficina del Servicio Nacional de Empleo (SNE) arrancó el registro de personas extranjeras retornadas desde EU a México, para que tengan acceso a la Bolsa de Trabajo, en el primer Centro Integrador del Migrante “Leona Vicario”, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Altagracia Tamayo resalta que “son muy pocos los nacidos en Mexicali, no tienen razón para discriminar a personas que piden una oportunidad de vida” y sólo esperan una fecha para que les respondan si pueden ingresar a Estados Unidos, “y si no los aceptan se regresan”.

Se manifestó sorprendida de que, “cuando llegaron los haitianos, todo el mundo los ayudó, y ahora que llega esta oleada nueva, son muy pocos en Mexicali los que apoyan “¿dónde está su cristianismo?” preguntó.

“Si no te están pidiendo nada en la puerta de tu casa –enfatizó– no vengas a agredirlos”.

(Con información de Luis Arellano Sarmiento).