espectáculos | 05 de Julio de 2018

Contrario a lo que pasa en México, en Cuba no hay muchos cambios, incluso se respira cierta pasividad, considera Alejandro García Villalón, nombre formal del humorista, quien fue acreedor del título Humoris Causa de la universidad de Canarias. Foto cortesía de la producción

Por

Por 

Mariana Domínguez Batis / La Jornada

Ciudad de México, 5 de julio.- "Me gusta mucho el camino que están tomando las cosas en México" y el proceso de "concientización que vive el pueblo mexicano". Contrario a ello, "actualmente no hay muchos cambios en Cuba, incluso se respira cierta pasividad!, consideró Alejandro García Villalón, alias Virulo, cubano de nacimiento, pero mexicano por elección.

El cantautor y humorista -considerado uno de los más importantes de habla hispana-, invita a celebrar este sábado 7 de julio el resultado de las elecciones del domingo pasado con su más reciente espectáculo, Buena Risa Social Club, a ritmo de sones, guarachas, danzones y cha cha chá, con un tono humorístico.

La óptica de un cubano
"Hay que hablar de López Obrador a partir de la óptica de un cubano, así como de los errores que cometimos en Cuba para que no los cometan en México", aseguró en entrevista con La Jornada. "La votación masiva por él y por Morena fue impresionante y motivo de mucha alegría para mí y para todos los que se preocupan por el rumbo del país", añadió.

En respuesta a los cubanos en Miami, quienes lo criticaron por sus publicaciones en favor del político tabasqueño en redes sociales y temen que México se convierta en Cuba, Virulo enfatizó: "Una cosa es México y otra es Cuba, nada tienen que ver entre sí, igual que Venezuela. México tiene su historia y va a tener su manera de hacer las cosas".

Acompañado por el guitarrista clásico Fredy Pérez y el percusionista de larga trayectoria Rolando Valdés, Virulo ofrecerá el viernes en la Ciudad de México un divertido espectáculo en el que se hablará de La Habana, de las relaciones entre la isla y México, así como de muchos "asuntos mexicanos desde el punto de vista de un cubano".

Arquitecto de formación, el habanero inició su carrera musical en 1972, al crear junto con Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Noel Nicola, Amaury Pérez y Sara González la nueva trova cubana.

Cuenta con una discografía de más de 20 producciones, y fue acreedor al Premio Nacional del Humor en Cuba, del título Humoris Causa de la universidad de Canarias y de las palmas de oro del círculo nacional de periodistas de México.

En cantautor estima que el humor es básico tanto en la sociedad de este país como en la isleña: "Los mexicanos todo lo filtran a través del sentido del humor, en un sentido crítico de la realidad, desde un ángulo insospechado; es decir, el humor siempre descubre cosas que estaban en el inconsciente".

Por la mente del artista rondan dos temas pendientes para espectáculos futuros: cómo la tecnología ha superado a la filosofía y a la política y ya "no está al servicio de nosotros"; también, la comida mexicana, que le parece "fascinante" y variada, en comparación con lo limitado de la cubana.

No obstante, le resulta "disparatado" que en su país no se coma picante y que el chile "más endemoniado" acá se llame habanero o que la "famosísima" torta cubana nadie la conozca allá.