Baja California | 05 de Junio de 2015

Mujeres trabajadoras saliendo y entrando de unas plantas maquiladoras de electronica en la zona del Blvd Cucapá de Tijuana. Foto Roberto Armocida

Por

Por 

Notimex

Tijuana, 5 de junio.- La Asociación de Recursos Humanos de la Industria en Tijuana (Arhitac) denunció un incremento en la competencia desleal en la industria maquiladora local en cuanto al robo de personal, por lo que establecerán un código para evitarlo.

El presidente del organismo, Jorge Alberto Godínez, indicó que aunque cada mes se generan unas tres mil 500 vacantes, estos factores han propiciado el “robo” de personal directo en algunas empresas de la ciudad.

Asimismo aseguró que detectaron acciones relacionadas con el “robo” de personal, debido a la necesidad creciente de personal directo, “por lo que llega el momento en que las empresas atraen personal de otras empresas para cubrir sus necesidades de mano de obra”.

Refirió que este comportamiento “es muy agresivo este año”, pues el sector industrial de Baja California está registrando un crecimiento y con ello también sus necesidades de personal directo e indirecto.

Dijo que ante esta creciente problemática, el sector industrial establecerá un código de ética con el cual se eviten este tipo de prácticas desleales y se fomente el respeto entre todas las empresas.

Además de la rotación de personal, la producción de las compañías se ve mermada debido a que ante la necesidad de “mano de obra” experimentada, por lo que éstas incurren en prácticas desleales como el chantaje y convencimiento, asentó.

En una empresa “se pueden tener a los empleados completos trabajando de manera armónica, pero de repente llegan otros y los empiezan a convencer de que se vayan a otra empresa”, manifestó el directivo.

Expresó que cada trabajador es libre de trabajar en el lugar que mejor le convenga, pero en cuanto a la rotación de personal, ésta debe de hacerse de una manera armónica y ordenada, “es un proceso natural, pero es necesario hacerlo de manera correcta”.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: