Baja California | 05 de Mayo de 2019

La propuesta del gobernador incluye que solo se podrá remover al Fiscal si se tiene el voto unánime de los 25 diputados del Congreso local y pretende que se elija con la mayoría simple de 15 legisladores. Foto Mireya Cuéllar

Por

Por 

Mireya Cuéllar
Tijuana, 5 de mayo.- A unos meses de terminar su mandato, y cuando se vislumbra que Morena se alzará con la victoria en los comicios del próximo 2 de junio, el gobernador Francisco Vega de la Madrid, propuso al Congreso que le permita nombrar un Fiscal General del Estado para un periodo de 9 años que no pueda ser removido del cargo salvo por el voto “unánime” del Congreso.

En una iniciativa que los diputados de Morena y Transformemos han calificado de “escandalosa” porque no sólo “quiere un fiscal carnal” sino “inamovible”, Vega plantea que es “para evitar” que el Fiscal deba “sujetarse a determinaciones políticas y dar mayor fortaleza institucional al tener una gestión transexenal”.  

La iniciativa del gobernador se enmarca en la tendencia nacional de convertir las procuradurías en fiscalías, aparentemente sin dependencia a ningún poder público que garantice que el Ministerio Público trabaja para defender los intereses de la sociedad. “Se neutralizará políticamente la acción penal” y el Ministerio Público de los Poderes, dice el Ejecutivo en la exposición de motivos.    

Héctor Mares Cossio, diputado de Morena, acusó a los panistas de caer en “la tentación de querer nombrar un fiscal a modo, no lo pueden resistir, pues tienen el tiempo en contra, están desesperados por nombrar un fiscal carnal que deberá investigar un gobierno que ha sido señalado por posibles actos de corrupción”

Apuntó que el tema de que los gobernadores corruptos intenten dejar un Fiscal a modo no es nuevo, “pero el gobernador y los diputados panistas se volaron la barda al pretender reformar la Constitución con la intención de crear una Fiscalía súper poderosa, que contará con total independencia administrativa y financiera, que tendrá a su disposición todo el moderno equipo tecnológico de espionaje que ahora tiene la Policía Estatal Preventiva, pero además su carnal será inamovible”.    

 “Quieren que para remover al fiscal se exija el voto por unanimidad, cuando todos sabemos que la unanimidad en temas controversiales es imposible en el Poder Legislativo, por eso me parece una vacilada ese dictamen”.

El legislador de Transformemos, José Antonio Casas, informó que él no fue convocado a la reunión de la comisión de Gobernación, de la que es miembro, donde se pretendió aprobar el dictamen que también sienta las bases para designar a los Fiscal Anticorrupción y de Delitos Electorales, todos antes de que termine el periodo de Kiko Vega.

La iniciativa del Ejecutivo es para reformar 14 artículos, así como la denominación del capítulo IV del Título Quinto de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California.

La propuesta del gobernador es que la remoción de quien deje de Fiscal sólo se pueda hacer con el voto unánime de los 25 diputados del Congreso local, p ero pretende que se pueda elegir en los próximos meses con la mayoría simple de 15 legisladores en una segunda ronda de votaciones si las cosas se complican en el Congreso y no hay acuerdo en la primera terna que mande.  

Ahora que el PAN se quedó sin mayoría simple en el Congreso –la diputada Victoria Bentley, líder de los burócratas, se pasó a Morena-, el partido del gobernador tiene 12 diputados; pero otro de ellos, el hermano del ex gobernador José Guadalupe Osuna Millán, el médico Miguel Antonio, no siempre vota con sus compañeros.  

El PAN se las ha venido arreglando con 4 diputados de la bancada del PRI, una del PRD y otro de Movimiento Ciudadano, para construir la mayoría calificada que eventualmente necesita. Como ocurrió cuando aprobó en un “albazo” la renegociación de su deuda de corto plazo y comprometió las participaciones del Estado durante las próximas 6 administraciones.  

El dictamen, que será discutido en comisiones este lunes, propone colocar en la Constitución diversos candados para que la elección se realice “en una sesión única… una vez iniciada la sesión está no podrá suspenderse ni interrumpirse hasta que se resuelva sobre la designación”, de quien asumirá las funciones que hoy son del Procurador General de Justicia del Estado.  

 La Fiscalía Anticorrupción será parte de la General del Estado, su titular será electo por mayoría calificada del Congreso y “deberá realizar sus funciones en la más estricta reserva”.  Todo ello cuando Jaime Bonilla, candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia en Baja California”, puntero en las encuestas, ha dicho una y otra vez que si gana la elección meterá al gobernador a la cárcel.  

Luego de un zipizape entre los legisladores del PAN y un sector de la oposición, cuando los primeros intentaron aprobar con sólo tres diputados de la comisión de Gobernación el dictamen de la iniciativa del Ejecutivo con la propuesta, Acción Nacional maniobró todo el jueves pasado para sustituir miembros de comisiones y asegurar la mayoría en la primera parte del proceso legislativo.      

Como la iniciativa que mandó el gobernador al Congreso el pasado 1 de marzo deberá ser dictaminada también por la Comisión de Justicia, el PAN le quitó la presidencia a Victoria Bentley, y se la dio a Ignacio García; sacaron a Bernardo Padilla y metieron a Arregui y dejaron fuera al diputado Héctor Mares.