Turismo | 05 de Mayo de 2019

Sólo el 1% de los incendios forestales corresponde a fenómenos naturales derivados de eventos meteorológicos, como descargas eléctricas o erupciones volcánicas Foto cortesía Protección Civil

Por

Por 

Redacción
Ensenada, 5 de mayo.- Datos oficiales indican que nueve de cada diez incendios forestales en el país son causados por seres humanos, y sólo el 1% corresponde a fenómenos naturales derivados de eventos meteorológicos, como descargas eléctricas o erupciones volcánicas.  

Un incendio forestal es un fuego de gran magnitud que se propaga sin control en algún terreno boscoso; a diferencia de otros tipos de incendios, se extiende con suma rapidez a través de amplias áreas, cambia de dirección súbitamente y puede sortear obstáculos grandes. 

Se clasifican en tres tipos: incendios superficiales, son los más comunes en México, incendios de copa o aéreos, (menos del 8%) consumen la totalidad de la vegetación, son peligrosos y muy difíciles de controlar y los incendios subterráneos, inician de forma superficial, bajo el suelo mineral debido a la acumulación y compactación de los combustibles. 

Debido a las condiciones climatológicas que se esperan en los próximos meses, existe una alta probabilidad de que se puedan presentar varios incendios forestales a lo largo del estado, por lo que Protección Civil ha emitido una serie de recomendaciones para tratar de evitar estos incendios y que hacer en caso de estar presente cuando sucedan.  

Si eres visitantes debes tener en cuenta los siguientes puntos:  

No arrojes basura, materiales inflamables y objetos encendidos en predios baldíos, vera de las carreteras y caminos, ni en la vía pública. 

No quemes basura en patios, terrenos baldíos o terrenos colindantes a éstos. Si prendes una fogata recuerda: Selecciona un sitio retirado de árboles, troncos, pastos y hojarasca. 

Limpia tres metros de terreno alrededor de la fogata. Al retirarte, apágala completamente. 

Evita fumar en bosques o en pastizales y no arrojes colillas de cigarro. 

Recomendaciones para campesinos, agricultores, dueños de terrenos forestales:  

Vigila que en tus predios no haya acumulación de materiales que pudieran servir como combustible para la generación de incendios. 

Mantén llenas las piletas de agua el mayor tiempo posible, podrías necesitarla en una emergencia. 

 Solicita autorización oficial para realizar quemas. 

Solicita capacitación en protección contra incendios forestales, a técnicos de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR). 

Prepara con anticipación el terreno, abre guardarrayas de 2 metros de ancho como mínimo alrededor del terreno por quemar. 

Realiza la quema temprano, cuando haya poco viento y mayor humedad ambiental. 

Para mayor seguridad, la quema se realiza con apoyo de vecinos. 

Vigila el terreno hasta que estés seguro que la quema se haya apagado completamente. 

Que hacer en caso de encontrarte en peligro por un incendio forestal:  

Aléjate del fuego en dirección opuesta al humo y dirígete a un área amplia sin vegetación. 

Cubre nariz y boca con un trapo húmedo para no inhalar humo. 

El fuego tiende a subir, si te encuentras en una ladera, aléjate caminando por los flancos, sin correr, y siempre cuesta abajo o en dirección contraria al avance del fuego. Si el fuego te acorrala, intenta buscar una zona sin vegetación. 

No intentes cruzar las llamas a menos que veas de forma clara hacia el otro lado, de lo contrario podrías quedar atrapado. Si es posible, antes de cruzar moja tu ropa y protege tu cabeza con un paño húmedo. 

Si eres alcanzado por el fuego, sitúate en una zona de tierra ya quemada, si ya no puedes huir de las llamas, colócate al nivel del suelo y cúbrete el cuerpo con tierra. 

Si se prende tu ropa ¡No corras! Tírate al suelo y rueda sobre él cubriendo tu rostro. 

En el auto: 

Si al circular por carreteras que cruzas áreas de incendio forestal, enciende inmediatamente las luces del vehículo para permitir una adecuada visualización del mismo. 

El humo de un incendio dificulta la visibilidad, se recomienda disminuir la velocidad o precautoriamente detener la marcha en zonas seguras donde no exista material combustible, y esperar a que el humo se disipe. Reporta tu ubicación a la central al 911 para recibir apoyo para la evacuación de la zona.