espectáculos | 05 de Marzo de 2018

El cineasta se convirtió en el tercer director mexicano en alzarse con esta preciada estatuilla. Los anteriores fueron Alfonso Cuarón (Gravedad) y Alejandro González Iñárritu (Birdman y El renacido). Foto captura de pantalla

Por

Por 

Redacción La Jornada

Ciudad de México, 5 de marzo.- Por cuarta ocasión en cinco años un cineasta mexicano ganó el Óscar a mejor dirección.

Guillermo del Toro no solo se llevó a casa la estatuilla por romance entre una mujer muda y una criatura marina resguardada secretamente por el gobierno de Estados Unidos, sino que, La forma del agua, también obtuvo el galardón como mejor película en la ceremonia 90 de los premios Óscar, que se llevaron a cabo en Los Ángeles, en el teatro Dolby de Hollywood.

La cinta del mexicano Del Toro derrotó a Tres anuncios por un crimen, así como a Dunkerque, Llámame por tu nombre, Los archivos del Pentágono, ¡Huye!, Las horas más oscuras, Lady Bird y El hilo fantasma.

La cinta se llevó también el premio por mejor música, del francés Alexandre Desplat, y mejor diseño de producción, de Paul D. Austerberry, Dshane Vieau y Jeffrey Melvin.

Soy un inmigrante, como mis compadres Alfonso (Cuarón), Alejandro (González Iñárritu), como Gael (García Bernal), como Salma (Hayek) y muchos, muchos de ustedes, expresó Del Toro al recibir la estatuilla.

En los pasados 25 años he vivido en un país único, que es parte de aquí y de todas partes, porque una de las cosas más hermosas de nuestra industria es que borra rayas en la arena. Sigamos haciéndolo, señaló, y con humor dijo que donde más le gusta vivir es en Fox Searchlight, porque “en 2014 ellos escucharon una propuesta loca con unos dibujos, una historia y una maqueta y creyeron que la historia de este ser anfibio y una mujer muda, entre musical y thriller, iba a funcionar. Quiero agradecerle a la gente que me ha acompañado en todo este recorrido”.

Del Toro se impuso en la categoría de dirección a Paul Thomas Anderson, Greta Gerwig, Christopher Nolan y Jordan Peele.

Luego de recibir el premio a la mejor película, aseveró que “cuando niño, era un gran admirador de los filmes extranjeros... Hace unas semanas, Steven Spielberg dijo: ‘Si te encuentras en el podio, recuerda que eres parte de nuestro legado, parte de nuestro mundo de cineastas y te sientes muy, muy orgulloso’. Estoy orgulloso”.

El director dedicó su premio a cada joven cineasta, a la juventud que nos muestra cómo se hacen las cosas en todos los países del mundo. Yo era un niño ena-morado de las películas que crecían en México, pensé que esto nunca podría suceder.

Sucede y quiero decirle a todos los que sueñan con usar el género o la fantasía para contar historias sobre cosas que son reales en el mundo de hoy: puedes hacerlo. Esta es una puerta: dale una patada y entra, añadió.

Del Toro se convirtió así en el tercer director mexicano en alzarse con esta preciada estatuilla. Los anteriores fueron Alfonso Cuarón (Gravedad) y Alejandro González Iñárritu (Birdman y El renacido).

Del Toro, de 53 años, ya había sido nominado a los Óscar en 2007 en las categorías de mejor guion original y mejor película en lengua no inglesa por el filme El laberinto del fauno.

Quiero dar las gracias a todos aquellos que me han acompañado durante todo este camino, a mis padres, mis hermanos y mis hijos.

Frances McDormand fue distinguida con el Óscar a mejor actriz protagónica por Tres anuncios por un crimen.

Este es el segundo premio de la Academia para McDormand, de 60 años, después de ganar en esa misma categoría en 1996 por el drama criminal Fargo.

Al recibir el premio hizo que las mujeres del teatro se levantaran en claro símbolo de igualdad. Estoy hiperventilando un poco, si me caigo, recójanme porque tengo cosas que decir, comenzó su discurso. Tenemos historias que contar y proyectos que necesitan ser financiados.

Gary Oldman se alzó esta noche con el Óscar a mejor actor protagónico por su interpretación del emblemático primer ministro británico Winston Churchill en Las horas más oscuras.

Oldman realiza una impactante transformación, que recibió un Óscar en maquillaje y peluquería, la cual hicieron Kazuhiro Tsuji, David Malinowski y Lucy Sibbick.

Deakins, 14 veces nominado, por fin gana
Tiene todos los premios de dirección de fotografía, pero hasta ahora le faltaba uno, el Óscar, el cual Roger Deakins por fin obtuvo este domingo, tras 14 nominaciones anteriores.

El británico de 68 años ganó por mejor fotografía por Blade Runner 2049, de Denis Villeneuve. La cinta de ciencia ficción ganó también el Óscar a mejores efectos visuales.

Allison Janney se llevó su primera estatuilla como mejor actriz de reparto por su aclamado papel en la cinta Yo, Tonya. Sam Rockwell se llevó el reconocimiento varonil en la misma categoría por Tres anuncios por un crimen.

Llámame por tu nombre ganó por mejor adaptación de guion, que hizo el veterano James Ivory. En tanto que Huye lo consiguió en la categoría de mejor guion original (para Jordan Peele). En diseño de vestuario se premió a El hilo fantasma, hecho por Mark Bridges. Mientras Icarus, de Bryan Fogel y Dan Cogan, sobre el dopaje en Rusia, se alzó como mejor documental.

El filme Dunquerke ganó tres premios en las categorías de mejor mezcla de sonido, edición de sonido y mejor edición.

Coco se adjudicó el premio a la mejor cinta animada. Basada en el Día de Muertos, Coco no habría existido sin esta extraordinaria cultura mexicana, señalaron directivos de los estudios Disney Pixar, que produjeron la cinta, al recibir el premio.

El director Lee Unkrich envió su principal agradecimiento a la gente de México.

Gael García Bernal, Natalia Lafourcade y Miguel cantaron en la gala Recuérdame, tema de la película y que ganó por mejor canción original.

La leyenda del basquetbol Kobe Bryant sumó a sus múltiples trofeos un Óscar por el corto de animación Dear Basketball. Este filme fue musicalizado por John Williams, autor de las bandas sonoras de La guerra de las galaxias, entre otras, ganador a de cinco premios Óscar. Kobe levantó la estatuilla junto a Glen Keane.

El niño silencioso ganó en mejor cortometraje de ficción.

Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio, le dio a Chile su primer Óscar, como mejor cinta extranjera. Muchísimas gracias por este increíble regalo, dijo el director al recibir el premio, y agradeció a sus productores, su elenco y en especial al brillante actor Francisco Reyes y la inspiración para esta película, la artista transgénero Daniela Vega.

Aunque no se programó una protesta en la alfombra roja como sucedió en los Globos de Oro –con las actrices vestidas de negro y broches de la iniciativa Time’s Up contra el acoso sexual– el tema del abuso y la igualdad tuvo un lugar prominente en la ceremonia: Greta Gerwig (Lady Bird) era apenas la quinta mujer nominada a mejor dirección, Rachel Morrison (Mudbound) era la primera mujer postulada a mejor cinematografía, y Ashley Judd, la primera actriz prominente que denunció a Weinstein, estuvo entre las presentadoras.